Categorías
Iluminación

Si estás derrotado di que eres vencedor

angel vuela

Si estás derrotado di que eres vencedor  

Al levantarse y verse en el espejo, desearse así mismo un día de bendiciones, no cuesta nada, cuando te encuentres derrotado di que eres vencedor, si eres débil di que eres fuerte y verás como poco a poco tu  mundo irá cambiando, especialmente tu mundo interior, ya que es el origen de todos tus anhelos. En cualquier condición que te encuentres, ya sea relacionado al empleo o la falta de este, no diga: “No tengo empleo”,  diga más bien: “Voy a tener un buen empleo”, hacerlo con seguridad y fe, nada puede perder haciendo estas afirmaciones constantemente y si lo hacemos en voz alta es todavía mucho mejor. Decretemos suceso, éxito y no fracaso, su boca ha sido creada para producir perfección. Tú tienes la palabra, tu boca es capaz de hacer el milagro más grandioso de tu vida, porque confirma dicha verdad en tu propia vida. Ahora, sino crees en esa posibilidad, sigue lamentándote de tu mala suerte, que hasta hoy no te ha conducido a una vida mejor.

En las Sagradas Escrituras existen innumerables consejos para que nuestra vida sea más placentera, tenemos poco a poco que sacar lo que nos pueda servir en determinados momentos, según como usted lea y aplique la Biblia, es cómo será el resultado. Dios nos ha dado todas las herramientas necesarias para hacernos triunfadores, como Él nos ve a nosotros. Esto me hace recordar a un pasaje de la Biblia que dice: “Dios da la sabiduría y de su boca sale la inteligencia y la ciencia. Le reserva su auxilio para los hombres buenos, es el escudo de los que caminan en la inocencia. Él guarda la senda de los justos y  dirige los pasos de sus fieles. Entonces entenderás que la justicia, la rectitud y la honradez: Estas conducen a la felicidad” [Proverbios 2:6-9].  

Hombres y mujeres gradualmente están despertando a la realidad, que la condición física, está determinada inmensamente por sus emociones. Sus vidas emocionales están sin duda reguladas, por la forma cómo piensan durante todo el día. Tuve la oportunidad de trabajar con un jefe de 78 años, sus facciones y apariencia física podría decir que representaban a una persona de 50 o 55 años a lo mucho, él estaba retirado pero regresó a laborar como consultante, por su vasta experiencia y conocimiento en electricidad en el campo industrial. Caminaba, laboraba, subía escaleras muy altas junto conmigo, parecía un muchacho joven el cual nunca demostraba cansancio, siempre estaba en un estado físico excelente, él era muy religioso, pues era Pastor de una Iglesia.

Siempre teníamos constantemente charlas de toda índole, especialmente de religión y salud. Religiosamente muchas veces no estábamos de acuerdo, pero si había un respeto mutuo, de él aprendí mucho, especialmente ser tolerante, puesto que mi temperamento era siempre confrontivo y combativo, era de las personas que siempre estaba listo a discutir y dar la contra, pero él nunca me demostró mala cara o enojo, más bien se reía y le causaba gracia mis reacciones, para sus adentros pensaba que él me estaba ayudando a refinar mis asperezas y lo estaba. Posiblemente comprendía mi falta de crecimiento espiritual.

Acerca de su salud, siempre se mostraba fuerte, energético y alerto mentalmente. Él me dijo que cada día al levantarse se dedicaba a rezar y agradecer a Dios por la fortaleza vital que poseía, decía a Dios que cada uno de sus miembros como pies, piernas, manos, brazos, tenían que estar dispuestas a ejecutar sus labores, al mismo tiempo hacía ejercicios por 15 minutos diariamente, agradeciéndole a Dios por haberle brindado un cuerpo perfecto y sano. Rehusaba a estar preocupado y tenso, deseaba siempre lo mejor para sus semejantes, no tenía resentimiento para nadie, decía me he perdonado a mí y a los demás, yo vivo en Dios y Dios vive en mí.

Él decía que cada mañana por lo menos durante 20 minutos, clamo a Dios para que derrame su poder, energía, fuerza, amor, felicidad y belleza en cada célula de mi cuerpo, que rejuvenezca y restaure todo mi ser, yo me rindo a Él y su poder inmenso que corra por mis venas y a través de mi alma. Según él, durante su vida, nunca estuvo enfermo, nunca tuvo una dieta especial, comía todo lo que se le daba en su casa, decía que cuando el hombre come con regocijo y agradecimiento, la inteligencia vasta y creativa dentro del hombre, convierte los productos alimenticios en energía vital, como también belleza en general. Esta conversación me hizo recordar acerca del pasaje de la Biblia que dice: “Pero los que esperan a YAVE sentirán que se les renuevan sus fuerzas y que crecen las alas como de águilas, correrán sin fatigarse y andarán sin cansarse” [Isaías 40:31].

Extraído del libro «Conciencia Espiritual»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *