Categorías
Iluminación

Con frecuencia estamos vaticinando lo que va a suceder.

BARCO

Con frecuencia estamos vaticinando lo que va a suceder 

Uno tiene que erradicar palabras de desaliento, fracaso y de poco auto estima, porque lo que dice y está pensando se cumplirá como profecías. Con mucha frecuencia estamos vaticinando lo que va suceder y así será, todavía hacemos alarde de que antes que sucediera ya lo sabíamos, pero es una ley que tiene que cumplirse ya que el subconsciente sin saber a almacenado dichas expresiones y saldrán a la superficie cuando la persona menos lo espera, no necesita invitación. Si analizamos nuestro vocabulario, está lleno de crítica así mismo, reproches, menosprecios, incapacidad, poco valor así mismo, el subconsciente hará todo lo posible para satisfacernos, es algo que le gusta mucho y lo hace con sumo agrado.

Si estamos viviendo momentos difíciles, debemos pensar en el lenguaje que vamos a usar, en la actitud a tomar, en las decisiones a seguir, tener cuidado con lo que decimos, porque la mente subconsciente no sabe diferenciar entre lo verdadero y lo falso de nuestras afirmaciones, su papel es de hacer realidad lo manifestado y no le interesa en que tiempo dichas palabras fueron expresadas. El subconsciente no le importa si estas palabras se dijeron hoy, ayer o muchos años atrás, cuando este ve el momento oportuno de que se manifieste, lo hará con mucho gusto, sin importarle el resultado. El subconsciente no discrimina, no sabe discernir, por eso esperamos que nuestros pensamientos y expresiones sean positivos, para tener resultados halagadores.

Nuestras palabras tienen gran poder de creación, esperamos que sean usados para crear un futuro mejor. Vemos que el secreto está en decir especialmente en alta voz y a eso se le llama decretar; se debe decir palabras positivas que mejoren nuestra situación, que cambien nuestras vibraciones tanto interna como externamente, palabras llenas de alegría, fe, prosperidad, salud, ya que de esa manera el porvenir empezará a sonreírle, no pierda el tiempo lamentándose de sus problemas, haga lo contrario, empiece detalladamente a hablar de las soluciones a sus problemas. Como dice la Biblia cuando se encuentre derrotado diga todo lo contrario, que es victorioso, ganador, triunfador, sus palabras lo van a dirigir a un camino prometedor. Así como el pequeño timón del barco dirige el rumbo de este, su boca, sus palabras y su lengua deben dirigir el sendero de éxito en su vida, todo esto es espiritual y funcionará adecuadamente de acuerdo como controle su vocabulario.

Extraído del libro «Conciencia Espiritual»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *