Categorías
Iluminación

La Ciencia de la Palabra Hablada: Es un regalo de Dios desde su creación

hablar

La Ciencia de la Palabra Hablada: Es un regalo de Dios desde su creación

La Ciencia de la Palabra Hablada es un regalo de Dios desde su creación. Este fue entregado al planeta tierra durante el cambio de ciclos, para que la humanidad esté vigilante y armada de precaución y que no se sienta sin poder ante cambios catastróficos o calamidades. Con este regalo viene nuestra obligación y responsabilidad. Nosotros somos responsables de las palabras, pensamientos, sentimientos y ultimadamente la realidad, ya que estamos creando nuestras vidas diariamente con palabras, pensamientos, sentimientos y acciones. Las palabras y pensamientos tienen poder y estos nos elevan o destruyen de acuerdo a nuestros motivos e intenciones.

Nuestra meta es que al usar las palabras, nos eleven a un nivel muy alto y si es necesario muchas veces refrenar estos, pero siempre en el mejor interés y beneficio de los demás como también de nosotros mismos. En esta gran oportunidad de cambio, nos han dado este precioso regalo que es el arte de la ciencia de la palabra hablada, la cual estamos conscientes de nuestra comunión con Dios, los ángeles, maestros y seres divinos cósmicos además el tremendo logro de haber adquirido una ración extremada de luz. Nos han dado este regalo con un gran propósito de que este se use en beneficio de la humanidad y que estos sirvan de ayuda para que estos se muevan hacia mejores días, a una era de oro, donde muchos individuos estén conscientes de su verdadera realidad y el completo potencial con la ayuda de Dios. La ciencia de la palabra hablada, es simplemente el más preciso uso de nuestras palabras para afectar un cambio positivo, es más que una vana repetición de palabras en las oraciones, estos son muy específicos en su propósito y resultado. El arte de la ciencia de la palabra hablada, es dedicado con la esperanza de que alguno de nosotros que participamos en su creación, logremos cierta maestría. Aquellos que aprecian de corazón, estudian, practican y aman lo que gratuitamente se les ha regalado, lleguen a la conclusión, que es el poder real de Dios. Nosotros hemos sido creados para ser co-creadores con Dios, creamos nuestra realidad diariamente estemos conscientes o no. Somos responsables de nuestra felicidad, abundancia, armonía o falta de esta, somos victoriosos o víctimas de acuerdo a las creencias y lo que creemos de nosotros mismos y de la esencia del Dios que vive dentro de nuestro corazón.

Cuando las palabras se convierten en ley en nuestro mundo, los mismos que están basados en principios divinos llenos de inmenso amor, veremos que ocurre milagros y cambios positivos diariamente, estos milagros son simplemente el resultado natural de nuestra energía en movimiento. Existe una fórmula simple que debemos recordar cuando se trata de estar conscientes, ya que la energía crea nuestra innata realidad. Allí donde nuestra energía sea proyectada, la energía fluye y por ende los resultados son mostrados o producidos. Nuestra energía, es un poder que es dirigida por los pensamientos y palabras, sentimientos y creencias. La labor aquí en la tierra es gobernar todos nuestros pensamientos y palabras para crear de acuerdo con los principios divinos de ayuda, benevolencia, contribución, estímulo, patrocinio, amparo, proveer amor, confortación, compasión y abundancia.

Extraído del libro Conciencia Espiritual.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *