Categorías
Iluminación

El alma contiene la chispa divina

sentirse-luz

El alma contiene la chispa divina 

El alma contiene la chispa divina, pero el alma no es Dios. El alma o almas están contentas de vivir en la tierra por muchas generaciones; mezclando las experiencias de alegría, tristeza, pobreza, riqueza y fracasos, ellas viven, mueren y nuevamente viven; hasta que un día deciden volver al Padre y empieza a purificarse poco a poco, lo cual puede tomar muchas vidas para realizarlo y cuando esto se hace realidad el alma obtiene inmortalidad. Cabe notar, que karma y reencarnación están entrelazados mutuamente; el móvil de la reencarnación es el de ayudar el elevamiento espiritual del alma. La ley del karma está entrelazada con la ley de la reencarnación; podemos considerar que estamos sumergidos dentro del pasado, puesto que evoca las afirmaciones kármicas del pasado. El pasado puede deprivar temporalmente las acumulaciones del presente; pero nuestro poder se multiplica cuando transportamos nuestra conciencia hacia el futuro.

No solo es difícil asimilar la ley del karma, todavía es más difícil percibir la ley elementaria de la encarnación. Frecuentemente la gente recuerda acerca de vidas anteriores. En tiempos antiguos, la reencarnación fue reconocida y aceptada, luego fue olvidada e inclusive fue prohibida de pensar en ella. Es difícil comprender la razón por el cual pasamos en luz de tanta evidencia. No debemos sentirnos orgullosos, puesto que los ejemplos de ignorancia son numerosos. Algunos preferirían la ignorancia de los salvajes puesto que ellos pueden obtener la iluminación y elevamiento espiritual más rápidamente que en lugares civilizados. Reencarnación es considerada como una curiosidad o superstición. Todas las indicaciones referentes a las leyes de la naturaleza, todavía no nos conducen a conclusiones significantes.

En el estudio de la historia de las religiones, podemos observar como la humanidad repetidamente ha sido hábil de acoger concepciones de índole superior, para luego olvidarse, después ponerlo hacia un lado todo lo que se pudo conocer, percibir y comprender.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *