Categorías
Iluminación

Somos creadores de una realidad individual o colectiva.

yin y yang

Somos creadores de una realidad individual o colectiva

Cada uno es el creador de su realidad, ya sea individual o colectiva. Todas las energías que son generadas por nuestros pensamientos, sentimientos, y palabras se están almacenando en nuestro propio cuerpo, en la naturaleza y en todo lo que existe en el planeta tierra. Si queremos servir a la humanidad, naturaleza y planeta, tenemos que estar conscientes de todos nuestros pensamientos, sentimientos, palabras y acciones y debemos asegurarnos que estos estén cargados todo el tiempo de un amor divino. Para prevenir dicha discordia y daño a todo lo que existe en nuestro planeta, tenemos que trasnmutar nuestro karma y para hacerlo tenemos que empezar a través de nuestro perdón y compasión de nosotros mismos y los demás, mediante la profesión de nuestro amor, pero que se compare con el amor divino, solo así serviremos  inmensamente a Dios, pero personalmente a nosotros mismos.

La ley del karma es una ley de justicia, es solo oportunidad. El karma siendo una ley universal deberá funcionar en nuestros cuatro cuerpos inferiores: físico, mental, emocional (deseo) y etérico (espiritual), debe haber balance entre estos cuerpos para avanzar en nuestro camino espiritual, además internamente en nuestro corazón podríamos decir existe un karma divino, perteneciente a la divina presencia, muchos lo catalogan como el ángel guardián, que es una vocecita que diariamente nos está guiando, desde nuestra creación. El ego divino conoce nuestra psicología, muchas veces nos guía contrariamente a nuestro propósito, porque sabe que haremos lo contrario a la recomendación, por eso nos guía en dirección contraria, porque sabe que nuestra naturaleza nos impulsa a un camino distinto al recomendado. Cuantas veces, indirectamente esa vocecita en nuestro ser, nos trata de proteger de mayores desilusiones, cuando en ciertas oportunidades emprendemos algún proyecto y no logramos tener éxito, nos repite internamente ¡No te preocupes, no lo vas a conseguir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *