Categorías
Iluminación

Mellizos con diferentes destinos

Esau y Jacob

Mellizos con diferentes destinos

Antes de hablar un poco más detalladamente acerca de Orígenes, vamos a revisar el pasaje de Génesis, en la cual Dios dijo a Rebeca, esposa de Isaac, que en su vientre había dos niños en el cual: “Hay dos naciones, dos pueblos que están en lucha desde antes de nacer. Uno será más fuerte que el otro y el mayor será sujeto al menor”. El mayor se llamaba Esaú que significa rojo y tenía bastante vello y el menor que nació agarrado del talón de su hermano mayor, que se llamaba Jacob y que significa tramposo [Génesis 25:23-26]. De acuerdo a la historia, Dios amaba más a Jacob y como dice en Malaquías, cuando Dios se dirigía a los Israelitas: “Yo los amo por la misma razón que, siendo hermanos Esaú y Jacob, amé a Jacob y aborrecí a Esaú” [Malaquías 1:2-3]. En dicho pasaje, la religión cristiana nunca ha podido dar una respuesta satisfactoria, puesto que Dios es siempre justo y no podría escoger a uno sobre el otro arbitrariamente, tendría que haber hecho algo Esaú para merecer dicho aborrecimiento, ya que todavía ambos estaban en el vientre de la madre.

Pablo trató de explicar dicho pasaje, llegando a la sola conclusión de que Dios no era injusto, por lo cual la respuesta fue incompleta. Para Orígenes había una sola respuesta que era lógica, era que tanto Esaú y Jacob habían vivido anteriormente, esto ocasionó el amor y aborrecimiento de Dios. Orígenes descartó la injusticia de Dios, son las acciones del pasado y no la injusticia de Dios, que nos hacen merecedores de nuestro destino. El concepto de la reencarnación causó controversia en los tres siglos posteriores, hasta el siglo VI. Los postulados de Orígenes hicieron que la relación de Dios y el hombre cambiaran completamente desde ese momento. Clemente de Alejandría fue un catequista en la escuela que posteriormente Orígenes sería su director, éste decía que poseía los misterios ocultos que Jesús les predicaba a sus apóstoles y seguidores, los cuales eran diferentes enseñanzas a las que les daba a los demás cristianos. Orígenes vivió en Alejandría en los años 185-254. Orígenes reemplazó a Clemente en la escuela catequista, quien también enseñó reencarnación. Orígenes, en sus principios exponía que para Dios no existe favoritos y que las almas son merecedoras a cierto modo de vivir, de acuerdo a las acciones del pasado y que en esas vidas anteriores, el alma también poseía cuerpo humano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *