Categorías
Iluminación

El alma tiene un poder intrínseco

siembrass

El alma tiene un poder intrínseco

El alma tiene un poder intrínseco para tratar de perfeccionarse gradualmente a escalones superiores, por tal motivo lo más viable es la reencarnación como sendero que conducirá a su purificación; pues mediante el trabajo rutinario en un ambiente lleno de negatividad, conducirá fácilmente a la transmutación del karma. Entre más se esté eliminando el karma, seremos objeto de dosis más fuertes de karma, ocasionando así que el alma acepte actos y experiencias dolorosas, que darán paso a un elevamiento espiritual más esperado; constantemente el alma está en un estado de iniciación, las personas así se sienten más atados a su karma, además cargan con el peso del karma de la humanidad y estos se convierten en elementos al servicio de la humanidad; con el adelanto espiritual pueden servir mejor, ayudando tremendamente con la carga kármica del universo. Así logran pasar por diferentes escalas o niveles de iniciación hasta lograr su triunfo final y al hacerlo logran aliviar y quemar karma no deseada.

El sentimiento que ocasiona a la persona a servir a la humanidad, genera energía que comparte con la humanidad y por ende con el universo; luego regresa a él mismo, cubriendo sus propias necesidades de una manera más efectiva, cumpliendo así con la ley del karma de causa y efecto. El servicio indica amor incondicional, ayuda al hombre a pasar por ciertas etapas, causando felicidad aunque el estado aparentemente sea precario, conduce al individuo a afrontar su karma personal y universal, se dice que servimos mejor cuando amamos ya que es un sentimiento que enaltece, elimina la carga de la obra que produce, casi ni se toma en cuenta, pero ayuda en su progreso al que está prestando el servicio, acelera su elevamiento espiritual. Cabe notar que el concepto del karma trae consigo confusión, ya que a simple vista se trata de algo negativo que uno quiere liberar, lo cual no podemos regalarlo, venderlo o prestarlo, es algo que tenemos que lidiar diariamente con él, ya que a veces equivocadamente produce felicidad, riqueza, prosperidad al villano y pobreza, infortunio y sufrimiento al humilde de corazón. Posiblemente el humilde está cosechando lo que sembró en el pasado y que el rico es rico porque también sembró y es merecedor de ser recompensado con una buena cosecha, pero tampoco podemos decir ciegamente que está cosechando lo que sembró, muchas veces estamos cosechando lo que otros sembraron, un ejemplo palpable es como nuestro Señor Jesucristo murió por nuestro karma. Podríamos decir que existe cierto fatalismo en los conocimientos del karma, ya que tenemos que resignarnos de nuestra situación y tener esperanza que cosas buenas vengan en el futuro, por cierto tiempo tenemos que copar el temporal, para que después llegue nuestra recompensa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *