Categorías
Iluminación

El karma es interno

200336056-002

El karma es interno

El karma es originado en nuestro interior y se exterioriza en el plano material. El hombre es el creador de su propio karma y destino, este viene a ser su identificación y sello propio de su carácter, además está unido al karma universal de la que no se puede separar, desprender o independizar, pues formamos parte del universo, somos indivisibles e inseparables. El karma universal es el producto de los pensamientos y hechos de la humanidad, los cuales pueden ser eliminados por uno mismo. La ley del karma es un sistema de justicia pero no de venganza, en la que podamos decir que si estamos experimentando momentos de mala suerte, sabemos que es el producto de su karma. Existe mucha confusión sobre el significado del karma. Muchos decimos que si tuvimos un accidente y salimos lesionados, es el producto de nuestro karma que está cobrando su venganza. Es verdad que el sufrimiento ayuda a elevarnos espiritualmente, pero esto no necesariamente es un indicio de que cuando estamos pasando por malos momentos es por nuestro karma. Nosotros podemos escoger vivir con felicidad o alegría, con tristeza o dolor, todo está relacionado con los sentimientos de nuestro corazón.

En el occidente tenemos la tendencia de rechazar y mofarnos de la existencia de una vida después de ésta, o sea la espiritual, razonamos de una manera científica, materialista y muy práctica que nos conduce a la creencia que la Reencarnación solo se refiere a la existencia de vidas anteriores. La muerte es solo un estado de nuestra vida, concluye el mundo físico para despertar en otro mundo más sutil y hermoso. Tenemos la tendencia de estar aferrados al mundo físico, debido a que tenemos problemas pendientes que resolver, los que no han sido satisfechos en el transcurso de vidas pasadas, a la vez que debemos ser merecedores de las consecuencias pertinentes de dichos actos, los cuales nos atrae al mundo físico. La ley del karma estipula que recibimos lo que enviamos y segamos lo que sembramos y esto es una ley cósmica que no puede ser modificada, que tiene que ser cumplida, ocasionando que la vida y destino sea influenciada moralmente en todo ser humano. El libre albedrío de las personas, pueden canalizar sus pensamientos y acciones en sentido favorable, cuando éstos lo deseen.

La ley del karma es un principio de retribución de la justicia cósmica, que son la retribución de nuestras acciones buenas o malas, que son distribuidas imparcialmente para mantener el equilibrio de nuestras acciones, nadie podrá escaparse de las consecuencias de nuestras acciones, sean buenas o malas y tarde o temprano tenemos que pagar. Existe justicia en el universo, parece increíble que haya justicia, ya que al parecer existe mucha injusticia alrededor  de uno, pero eso es solo viéndolo desde el exterior en el plano físico. “No os hagáis ilusiones: de Dios no se burla nadie. Lo que cada uno haya sembrado, eso cosechará” [Gálatas 6:7]. Constantemente, nuestros deseos nos están desviando de nuestra misión espiritual, ya que muchos de ellos son para satisfacer placeres carnales. La gente crea el hábito de acumular bienes materiales que solo consiguen alejarnos de nuestro propósito real de elevación espiritual.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *