Categorías
Iluminación

Los Pasos en cada Sesión de Decretos

decretando

Los Pasos en cada Sesión de Decretos

Decretos son oraciones que se hacen usando una gran convicción en las palabras, que contienen mensajes de amor y esperanza, en favor de uno, la humanidad, los seres divinos y especialmente Dios. Generalmente repetimos intencionalmente en muchas oportunidades Yo Soy, Yo Soy luz, Yo Soy la llama violeta, etc., con el fin de atraer estos regalos hacia nuestro ser y lograr almacenar la energía divina en los átomos de nuestro cuerpo. Cada sesión de decretos debe consistir de tres partes importantes: Invocación, el contenido o decretos en sí y el sello o cierre de dichos decretos.

La invocación: Es un saludo especial a los seres divinos de nuestra preferencia (en determinadas circunstancias), en la cual invitamos su presencia y ayuda de sus cuerpos causales en nuestros decretos. Es una invitación muy personal, para que mediante ellos logremos multiplicar nuestros decretos, por la magnificencia divina de nuestro Creador, esperando una respuesta inmediata, logrando así atraer con mayor eficacia las energías divinas para cumplir con nuestro cometido en el plano físico. También invitamos a nuestro ser Crístico y la Divina Presencia que vive dentro de nosotros para que sean alimentados por la luz procedente de Dios. En cada decreto o sesiones de decretos, como preámbulo debemos invocar la presencia de los maestros ascendidos, santos, seres angelicales y Dios. Pedimos que Dios derrame sus bendiciones y su luz a todo lo creado ya que le pertenece

El decreto en sí: Es una composición de palabras en forma de poemas donde expresamos con bastante energía nuestros anhelos, preocupaciones en favor propio y la humanidad en general, esperando una resolución rápida y positiva. Estos poemas son recitados con ciertos ritmos y tonos de voz, a la vez con un aceleramiento en la pronunciación y vocalización, para crear un magnetismo capaz de atraer las energías hacia uno y para todos los que estamos decretando. Cada palabra de los decretos representa una copa de luz capaz de cambiar la estructura de nuestras vibraciones físicas y espirituales del alma. Además cada vez que decretemos debemos visualizar los mensajes de nuestros decretos, para así tener mejores resultados.

El sello de la sesión de decretos: En la cual agradecemos la participación de los seres divinos que hemos invitado en esta ocasión en nuestra invocación, agradeciendo también por su colaboración en la multiplicación de nuestros pedidos y que estos sean de acuerdo con las leyes cósmicas y aceptamos humildemente la manifestación de todo lo pedido en el plano físico, para que se cumpla la voluntad de Dios. Aceptamos nuestra responsabilidad de decretar con mayor perfección y continuidad para lograr así los resultados esperados de lo manifestado.

Cada decreto será multiplicado por el cuadrado de las veces que se ha decretado por el número de participantes que estuvieron en la sesión, además tenemos que considerar la participación de los seres divinos invitados. Debemos decretar diariamente, para que los seres divinos estén listos para prestarnos ayuda inmediatamente, debe haber continuidad, el cuarto y el altar donde se decreta debe estar limpio y con bastante luz, a los seres de luz les gusta la claridad, que el altar esté impecable y sin polvo donde debe existir paz, tranquilidad y amor. Cuando se va a decretar, debe ser a una hora especial y en esta no debe haber interrupciones

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *