Categorías
Iluminación

Cualquier circunstancia es buena para saldar cuentas

bomberos

Cualquier circunstancia es buena para saldar cuentas

Vemos que seres a veces sin conocer a otras personas arriesgan su vida en actos heroicos, sin importarles nada acerca de ellos mismos, logran salvar las vidas de otros y muchas veces pierden sus propias vidas en ese acto, esto se debe también a que aparentemente no se acuerda; pero es tiempo de saldar cuentas, ya que posiblemente en el pasado la persona que es salvada en ésta oportunidad, arriesgó su vida en beneficio del que ahora le está devolviendo el favor; la ley del karma es justa. La mujer estéril que no puede tener hijos, en el pasado tuvo aborto; ahora que desea tener hijos, se le niega dicha virtud.

Los doctores, enfermeras que hicieron abortar; regresan estériles, no pueden tener hijos o alguien los obliga a que aborten; los doctores tienen la obligación moral de cuidar y salvar vidas, no destruir vidas. Los doctores que innecesariamente operan a pacientes solo con el fin de ganar dinero, tienen que recibir lo mismo que hizo en compensación. Las personas que crían animales con el solo objeto de hacerse ricos, torturan a los animales, inyectan esteroides para que los animales crezcan más rápido y así ganar dinero a costa de los animales y las personas; tiene que regresar en la miseria.

 Aquellos que producen, venden alcohol o drogas, tendrán que ser responsables por la miseria que han causado. A veces pensamos que somos vivos, sabidos, avispados y que salimos airosos de ciertas situaciones, pero no nos engañemos; la ley del karma es inmutable e implacable, es como el ladrón o la muerte; nunca avisa. Los hombres superficiales creen en la suerte; en cambio los hombres sabios, fuertes y prudentes creen en causa y efecto. Causa y efecto son uno. En conclusión, veamos que nos está sucediendo ahora y veremos cómo fue nuestro comportamiento en el pasado; desde hoy tenemos la alternativa, sabiduría, conocimiento para actuar de una manera positiva y ejemplar para así poder pagar nuestras deudas del pasado.

No podemos explicar el dolor sino lo hemos padecido anteriormente, no podemos comprender el dolor ajeno si primero no lo hemos experimentado en carne propia, para llegar a ser sabio primero hemos tenido que ser ignorantes, no podemos experimentar la claridad si antes no hemos vivido en las tinieblas. Nuestra alma logra evolucionar en muchas vidas para ir reconociendo los atributos positivos de los negativos, porque cuando un atributo positivo se manifiesta, el negativo cesa de existir ya que es transitorio; pero el positivo es permanente. La maldad es un aspecto transitorio de la bondad que es permanente; además nada de lo malo que uno haga en el plano físico, puede condenarlo eternamente en el plano espiritual.

La armonía de la naturaleza depende de nuestro comportamiento, ésta se ve afectada tremendamente; nuestras acciones tienen que poseer un equilibrio espiritual para no influir en el aspecto material. Tenemos que ejercer nuestro libre albedrío adecuadamente para forjar nuestro propio destino, ya que no existe influencias exteriores que nos dicten nuestro modo de pensar, actuar; somos nosotros los causantes de los disturbios del universo, ya que formamos parte integral con ésta. El karma está unido y ligado a nosotros, no está alrededor de nosotros, somos los creadores de nuestro karma, estamos identificados con éste, somos nuestro karma, nuestros pensamientos, palabras y acciones ya sean buenas o malas; están creando nuestras felicidades o desgracias. Nuestro futuro es el resultado de lo que hemos hecho en el pasado y presente, aunque podríamos decir que es el resultado de lo que estamos haciendo ahora en el presente.

 Durante nuestras vidas, estamos experimentando dolores, sufrimientos, fracasos, aflicciones y alegrías que nos conducen a un mejor aprendizaje; nuestros errores son nuestros mejores maestros. Nuestra conducta debe ser balanceada, no debemos buscar específicamente hacer el bien o el mal, ya que el corazón debe buscar las pautas a seguir, en el mismo debe manifestar alegría y amor con la ayuda de nuestro Padre divino, mientras existan cosas buenas habrá cosas malas. Cuando buscamos cosas buenas nos pueden conducir sin darnos cuenta al uso del ego humano; porque estaremos buscando anheladamente algo beneficioso para uno mismo y nada más. Nuestras decisiones deliberadamente o no crean karma; el hombre debe estar en comunión con el universo para que haya convivencia, nuestra evolución espiritual siempre está creando energías en movimiento que en cualquier momento crean karma; el hombre tiene la facultad inalienable de escoger, crear, corregir su destino

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *