Categorías
Iluminación

Vosotros Sois Centros Solares Irradiantes de Luz.

vosotros sois Centros solares irradiantes de Luz

Vosotros Sois Centros Solares Irradiantes de Luz

Este eslabón en la cadena del ser, os hace responsables de vuestras acciones; en primer lugar, ante el Dios Todopoderoso en el centro del ser, cuya conciencia también está afianzada en el centro de todo eslabón de la cadena. En segundo lugar, sois responsables ante la identidad individual que ocupa el lugar en la jerarquía, que está justo encima del vuestro. Y, en tercer lugar, sois responsables ante el individuo que ocupa la posición, justo debajo de la vuestra.

Al que está por encima de vosotros, le debéis lealtad inmutable y la determinación de defender el Principio Crístico a toda costa. Este ser que es el siguiente en la línea de la jerarquía encima de vosotros puede ser vuestro instructor en el plano de la Materia, un jerarca no ascendido, miembro de la Gran Hermandad Blanca, o puede ser vuestro Gurú, un Maestro Ascendido, el Chohán de uno de los siete rayos.

Sois así mismo responsables ante todos los seres en la escala de la conciencia de Dios, que están por debajo de vosotros en la larga línea de la evolución. Y por supuesto, sois responsables ante todos los que os han precedido: responsables de guardar la llama, de llevar la antorcha de la Vida y de transmitir las frecuencias de las octavas superiores a los seres que habitan en las octavas inferiores de la evolución.

 A medida que aumentáis en autodominio con mayor logro, mayor capacidad de concentrar la luz del control Divino, la armonía Divina y la realidad Divina, recibís como recompensa incrementos energéticos de poder Divino, hasta que os convertís en verdaderos centros solares. Y como sabéis, una de las propiedades más importantes del centro solar, es el imán del sol central: un campo energético en el núcleo de fuego blanco que magnetiza la luz, para las oleadas de la vida y desmagnetiza cualquier foco o campo energético de toda energía inferior a la perfección de la luz.

Venimos por lo tanto, al lugar en que los Maestros Ascendidos de la Gran Hermandad Blanca, que forman la jerarquía en el reino del Espíritu, los cuales desean unir sus conciencias en mayor medida con los iniciados no ascendidos de esa hermandad, que desean ser representantes de la luz; ante un mundo que espera la Segunda Venida del Cristo.

Para poner en práctica esa manifestación, la mente Crística debe ser elevada en cantidades crecientes de devotos, por todo el hogar planetario. Porque pronto llegará el día en que los maestros de la humanidad “nunca más serán quitados” sino que todos verán a sus maestros cara a cara [Isaías 30: 20].

El comienzo de la aparición de los Maestros Ascendidos, tal como se ha predicho que comenzará con la aparición de la Madre María en el Occidente, debe ocurrir primero por medio del poder de la Palabra hablada y escrita; después por medio de la unión de la conciencia de los Maestros Ascendidos, con sus discípulos, no ascendidos.

Vuestra recitación diaria del rosario, es un ritual sagrado, por medio del cual las espirales del rayo de la Madre; se unen con vuestro ser y camináis sobre la Tierra como Su representante. Al vestiros, por ejemplo, con la túnica de Maitreya, el manto de su conciencia y de su logro, os convertís en el conocimiento vivo y palpitante del Cristo cósmico en manifestación.

A medida que podáis mantener esa armonización durante mayores períodos de tiempo y espacio, hallaréis que gracias a vuestra consagración, sois los heraldos, preparando el sendero para el día en que el Cristo Cósmico atraviese el velo; dando primero a los pocos y después a los muchos, la interpretación de las Escrituras, los misterios de la ley y la revelación de la sabiduría que proviene de los retiros de la Gran Hermandad Blanca.

Mientras os preparéis, para recibir las emisiones de los Maestros Ascendidos, que vendrán en las Perlas de la Sabiduría, os pido con todo el fervor de mi ser, que concentréis vuestras energías dando decretos e invocaciones a la llama de la luz solar, a la pureza, a la libertad y a la voluntad de Dios. (Es recomendable el siguiente decreto.)

El Llamado al Aliento de Fuego

Yo Soy, Yo Soy, Yo Soy el Aliento de Fuego de Dios

Desde el corazón de los amados Alfa y Omega.

Este día Yo Soy el concepto inmaculado

Expresándose doquiera que voy.

Ahora Yo Soy el que está lleno de júbilo,

porque Yo Soy ahora la plena expresión

del Amor Divino.

Mi amada Presencia Yo Soy,

Séllame ahora dentro del corazón mismo

Del Aliento de Fuego de Dios en expansión.

Que su pureza, integridad y amor

se manifiesten dondequiera que Yo Soy hoy y

por siempre.

Repetir este decreto 3, 6, 9,… 33, etc., veces (en múltiplos de 3)

¡Yo Acepto esto hecho ahora mismo con pleno poder!

¡Yo acepto esto hecho ahora mismo con pleno poder!

Yo Soy, Yo Soy Yo Soy la Vida de Dios expresando

Perfección de todas las formas y en todo momento.

Esto que invoco para mí, lo invoco para todo hombre, mujer y niño en este planeta

¡Y con plena Fe acepto conscientemente que esto se manifieste, se manifieste, se manifieste! (3 veces) ¡aquí y ahora mismo con pleno Poder, eternamente sostenido, omnipotentemente activo, siempre expandiéndose y abarcando el mundo hasta que todos hayan ascendido completamente en la Luz y sean libres! ¡Amado Yo Soy! ¡Amado Yo Soy! ¡Amado Yo Soy!

En las palabras de Pablo, digo: “¿Ignoráis que vuestro cuerpo es el templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el mismo que tenéis de Dios y que no sois vosotros? Porque habéis sido comprados por precio, glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios” [1 Corintios 6: 19, 20].

En la memoria de nuestro origen en esferas inmortales, os abrazo con el amor de mi corazón.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *