Categorías
Iluminación

El Primer Sacramento.

bautismo2

El Primer Sacramento

Queridos Amigos en el Sendero de la Luz:

 El sacramento del bautismo es el primer sacramento de siete. En estos momentos, los días son muy importantes, porque nos da la oportunidad de evaluar nuestro propio alcance espiritual. Nuestro amado Maestro Ascendido Lanello dice; en el volumen 27, Número 1 de las Perlas de la Sabiduría; que nosotros estamos caminando a través de nuestras iniciaciones de los siete sacramentos, una y otra vez, durante nuestra encarnación. Por lo tanto, cada vez que nosotros celebramos uno de los sacramentos; estamos restableciendo nuestra propia iniciación. En cada oportunidad que nosotros participamos en uno de los sacramentos (significando el momento sagrado); tenemos que ir muy profundo dentro de nosotros mismos, para estar seguros de pasar nuestras pruebas de iniciación. Aquí tenemos una enseñanza de Lanello, que tenemos que estar bien seguros si lo vamos a encarnar en esta vida:

Por lo tanto, tengan presente, oh hijos e hijas del Sol; que el retorno hacia Dios es el sendero transitado por medio de las iniciaciones de los siete sacramentos. Aunque el primero es dado en el bautismo al nacer, todos estos siete sacramentos, continúan a través de toda tu vida, día a día colmando y cumpliendo con los siete rayos; los cuales representan a los siete sacramentos – y los siete chakras. Espiral por espiral, cada uno renueva el abrazo divino y ese contacto con el Dios Todopoderoso se convierte en más cercano y más querido; en cada uno de los doce ciclos del reloj cósmico, los mismos que pueden ocurrir; en cada hora, diariamente, semanalmente, mensualmente o anualmente; así como seas capaz de acelerarlos.

Por lo mismo, todos los puntos de conexión con la luz de Omega, son transmitidas en esta hora hacia ti por intermedio de nuestros testigos y la focalización de nuestras llamas. Nosotros como consecuencia, escudamos en los niveles internos del Cuerpo Solar Inmortal de las llamas gemelas de Alfa y Omega, cada uno con la Poderosa Presencia Yo Soy y su divina contraparte; para que puedas conocer la plenitud de la Palabra viviente.

Y así, esta transmisión de la luz es por el sellamiento de la tierra en el equilibrio de las esferas de Alfa y Omega – por eso, cada uno va recibiendo un nuevo incremento de la llama de la Madre; pero cada uno en un ciclo diferente de los doce ciclos y de los chakras.

Tú has estado evolucionando durante millones de años. No hay dos iguales en la iniciación de la Madre chakra. Benditos corazones, debes entender eso. Todos sumergidos dentro de la Luz, pero de acuerdo a estos ciclos, millones de ciclos, remontándose a millones de años atrás. Puedes ver que tú difieres en edad, en nuestro sentido, de acuerdo con el adelanto del tejido del Cuerpo Solar Inmortal del alma – de acuerdo al incremento de las semillas permanentes del átomo de tu ser; como el punto de luz de tu propia, amada y Poderosa Presencia Yo Soy.

Por esta razón, en esta era, el alma está determinada por numerosas envolturas de los mantos de luz ceñidos alrededor del alma; como confirmación permanente de la semilla del átomo de la Divina Mónada. Por lo tanto, una estrella es diferente de otra en gloria y nuestra identidad y nuestra unidad está basada en un objetivo común o causa común; pero no en un logro común. Porque no lograr es común, pero que tampoco puede considerarse común, amados corazones.

De este modo, debes comprender que la vida es construida y en realidad tú te creas a ti mismo y cada uno de nosotros somos una esfera magnífica de luz en los niveles internos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *