Categorías
Iluminación

Una Dirección Linear.

Dirección linear

Una Dirección Linear

El Buda nos ha informado, que nosotros no debemos aceptar ninguna enseñanza como verdadera, sólo porque un maestro famoso enseña estas o porque dichas enseñanzas han sido  encontradas en los santos libros. Esto también incluye al canon (catálogo de los libros sagrados y auténticos aceptados por la Iglesia) Budista. Sólo debemos aceptar enseñanzas que nosotros hemos puesto en práctica con nuestro entendimiento despierto y podamos ver, con nuestra propia experiencia que son verdaderas. El Buda ha dicho que nuestra verdadera naturaleza, es la naturaleza de no-nacimiento y no-muerte. Observemos nuevamente y veamos si esto es verdad.

Si tú enciendes una vela y la llama se mantiene ardiendo, hasta que la vela se haya terminado completamente; ¿está la vela allí o no? El Buda dice que no hay tal aniquilación. Nosotros hemos visto que eso es verdad. Y también nosotros hemos visto, que el concepto de permanencia no es aplicable a las cosas como ellas suelen ser. Así que la verdad se encuentra en medio de alguna parte. Aquí nosotros tenemos que ver profundamente, con toda nuestra concentración.

¿Tú piensas que la llama en la vela, se va gastando sólo en la dirección vertical? Si tú crees así; entonces tú estás siguiendo a la llama en el tiempo. Posiblemente tú también pensarías acerca de tu propio tiempo de vida: que está yendo en una dirección linear y que algún día finalizará. Puedes pensar que tú naciste en un punto de la línea vertical, un punto que podríamos llamarlo 1960. Tú tienes la facultad de pensar que morirás en un punto en algún lugar más debajo de esa línea, el cual la puedes llamar 2040. Todo lo puedes ver en ti mismo, moviéndote en el tiempo igual que la vela. Pero tú no solo te estás moviendo en una dirección linear.

Puedes pensar que la llama sólo va hacia abajo. Piensas que la vela va a morir. En realidad, la llama se va extinguiendo en muchas otras direcciones. Está siempre alumbrando alrededor suyo, hacia el norte, sur, este y oeste. Si tuvieras un instrumento científico muy sensitivo, serías capaz de medir el calor y la luz que esa vela está enviando hacia el universo. La vela va hacia ti como una imagen, como luz y como calor.

Tú eres como una vela. Imagínate que estás enviando luz alrededor tuyo. Todas tus palabras, pensamientos y acciones están yendo en muchas direcciones. Si dijeras palabras amables, tus palabras amables van en diferentes direcciones y tú mismo vas con ellas.

Nosotros nos estamos transformando y continuando en diferentes formas en cada momento. En esta mañana le dijiste algo desagradable a tu hija. Con esas palabras desagradables tú fuiste hacia su corazón. Ahora te estás arrepintiendo de lo que dijiste. Eso no significa que tú no puedas modificar lo que has dicho, admitiendo tu error con tu hija, pero si fracasas de hacerlo; esas palabras desagradables, podrán estar con tu hija por bastante tiempo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *