Categorías
Iluminación

Descargando nuestro Equipaje

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Descargando nuestro Equipaje                    

Si nosotros queremos caminar en la Tierra Santa todo el tiempo, será de gran ayuda que nosotros dejemos ir todas las cosas que no nos permiten estar en el presente. Nos ayuda a aprender a dejar ir todo aquello que nos mantiene preocupados, hasta el punto de llegar a cero. Cuando pensamos en cero, nosotros pensamos como si fuera la nada. Nosotros lo vemos como algo negativo. Pero el cero puede ser muy positivo. Cuando tienes una deuda que pagar, eso es negativo. Cuando tú saldas esa deuda, tu balance regresa a cero. Eso es maravilloso, porque entonces tú estás libre de deudas.

En el tiempo del Buda, había un monje cuyo nombre era Baddhiya. Antes de convertirse en monje, el fue gobernador de una provincia en el reino de Sakka; donde el Buda había nacido. Después de su iluminación, el Buda tenía que regresar al reino donde había nacido a visitar a su familia. Cuando una innumerable cantidad de gente joven vio la gran felicidad y libertad del Buda, ellos quisieron seguirlo a él. Ellos querían también ser libres.

Entre ellos estaba Baddhiya. Dentro de los tres primeros meses de su vida en el monasterio, él practicaba de una manera diligente que podía ver muchas cosas profundamente. Una noche mientras practicaba meditación en el bosque, él abrió su boca y dijo: “¡Oh, mi felicidad! ¡Oh, mi felicidad!

Como gobernador él dormía en cuartos muy bellos. Él estaba resguardado por muchos soldados. Él comía los alimentos más exquisitos y caros, además tenía muchos sirvientes. Ahora él estaba sentado al pie del tronco de un árbol sin nada más que su plato de mendigar y su túnica de monje.

Un monje que estaba sentado muy cerca de Baddhiya, escuchó su exclamación. Él pensó que Baddhiya estaba arrepentido de haber perdido sus anteriores posesiones de poder. Él pensó que Baddhiya estaría arrepintiéndose de haber perdido su anterior vida como gobernador. Al día siguiente en la mañana, el monje fue donde el Buda y le contó lo que había escuchado. El Buda citó a Baddhiya ante la presencia de toda la comunidad de monjes y le preguntó: “Hermano Baddhiya,” ¿es verdad que anoche, durante la meditación estando sentado; abriste la boca y pronunciaste las palabras, “¡Oh, mi felicidad! ¡Oh, mi felicidad!?” Baddhiya, respondió: “Sí, eso es verdad, Señor Buda.”

El Buda le preguntó: “¿Porqué? ¿Estás arrepentido de algo?

Baddhiya le contestó, “Durante la meditación estando sentado, yo recordé los tiempos cuando yo fui gobernador, era atendido por muchos sirvientes y protegidos por guardaespaldas. Yo siempre estaba echado despierto con temor. Yo tenía miedo que la gente me robara mi riqueza. Temía ser asesinado. Ahora, sentado al pie del tronco del árbol y meditando; me he sentido libre. Ahora no tengo nada que perder. Yo siento una inmensa felicidad en cada momento y nunca he sido tan feliz como ahora lo soy. Es por eso que yo dije: “¡Oh, mi felicidad! ¡Oh, mi felicidad!” Noble Maestro, si yo disturbo a mis hermanos, yo pido perdón.” Sólo así, entonces, todos en el Sangha comprendieron que las palabras de Baddhiya; fueron una expresión de su verdadera felicidad.

Por favor tome una hoja de papel y un lapicero. Anda al pie de un árbol o de tu escritorio y empieza a hacer una lista de todas las cosas que te hacen feliz ahora mismo: las nubes en el firmamento, las flores en el jardín, los niños jugando, el hecho de que ustedes se hayan encontrado con la práctica de la atención, ustedes mis amados que están sentados en el siguiente salón; sus dos ojos están en buenas condiciones. La lista es interminable. Tú tienes lo suficiente ahora para sentirte feliz. Tú tienes la suficiente libertad del viniendo y yendo, del arrida y del abajo, del nacimiento y de la muerte. Aliméntate a ti mismo cada día con las cosas maravillosas que la vida te puede ofrecer. Nútrete a ti mismo en el presente instante. Camina en el reino de Dios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *