Categorías
Iluminación

Tú Siempre has Estado Allí

caleidoscopio

Tú Siempre has Estado Allí

Cuando tú fuiste un niño, posiblemente te haya gustado jugar con un caleidoscopio. En cada momento tus dedos crearon un maravilloso patrón de colores. Si tú te movías un poquito, entonces lo que veías cambiaría. Este también era hermoso, pero sería diferente. Tú dirías que los diferentes patrones dentro del caleidoscopio, estaban naciendo o muriendo; pero como niño tú no lloraste esa clase de nacimiento y muerte. En lugar tú continuaste teniendo placer al ver las diferentes formas y colores.

Si nosotros fuéramos capaces de tocar la base del no-nacimiento y no-muerte, nosotros no tendríamos temor. Mientras el temor esté dentro de ti, tu felicidad no puede ser perfecta. El Bodhisattva Avalokiteshvara nos ha ofrecido el Sutra del Corazón. En ese Sutra, nosotros aprendemos que la realidad es como es, no está condicionada por el nacimiento, muerte, viniendo, yendo, siendo, no siendo, aumentando, decreciendo, ser profanado o inmaculado. Nosotros estamos llenos de todas estas nociones y nosotros sufrimos porque nosotros hemos sido cogidos en esas nociones. Nuestra verdadera liberación, es la liberación de las nociones.

Cuando tú vengas al centro de práctica, tú esperas aliviar un poco tus sufrimientos. Tú tienes la esperanza de un gran alivio, pero el más grande alivio de todos, se puede tener solamente cuando logres tocar tu verdadera naturaleza; la naturaleza del no-nacimiento y no-muerte. Esa fue la más profunda enseñanza que el Buda nos pudo ofrecer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *