Categorías
espiritualidad

Es Igual a Eso

igual a eso

Es Igual a Eso

La realidad, tal como es; es llamado “igual a eso.” Tú no puedes describir en términos de nociones, especialmente nociones de nacimiento y muerte, ser y no ser, viniendo y yendo. No palabra, no idea y no noción puede describir la realidad: la realidad de una mesa, la realidad de una flor, la realidad de una casa, la realidad de un ser viviente.

Algunas veces estás molesto con tu padre y tú dices: “¡Yo no quiero hacer nada con él!” ¡Qué gran declaración! Tú no sabes, que tú y tu padre pertenecen a la misma realidad; tú eres su continuación, tú eres él. Mira hacia el interior de si tú eres el mismo como tu padre o diferente de él. Nuestra verdadera naturaleza, es la naturaleza de no ser el mismo o no diferente. Tú y tu padre no son lo mismo y tú no eres diferente.

Cuando tú ayudas a la llama a que se manifieste, prendiendo el fósforo con tus manos, observa profundamente y podrás ver, que viene de ningún lado y se va a cualquier lado. Usa la flama del fósforo, para prender una vela. ¿Es la flama de la vela, la misma que la flama del fósforo o es diferente? Si tú tienes una segunda vela y la enciendes también, puedes preguntar, si las tres llamas son la misma o diferente.

Mirando hacia la llama de una vela, nosotros podemos ver en esta misma llama, la idea de “ni el mismo, ni diferente” que se aplica no solamente a las llamas de las dos diferentes velas, pero también a la llama que encendió a ambas velas. Las llamas no son las mismas y tampoco son diferentes, porque cada momento de las llamas es única. El momento siguiente en el que viene, es el momento en que la llama se manifiesta de una forma diferente.

La manifestación de algo o alguno, no se confía en una condición solamente; se fía en muchas condiciones. Entonces, la idea de que una causa puede traer el efecto, no es correcto. Una causa, nunca es suficiente para ayudar a algo que se haga realidad.

Mientras nosotros estuvimos contemplando la llama, no fuimos capaces de ver profundamente lo suficiente, como para ver todas las condiciones. Nosotros sabemos que la llama fue alimentada por el palo de fósforo, por la madera y por el combustible. Es verdad que nada puede sobrevivir sin el combustible, pero el combustible es solo un elemento, una condición. La llama puede hacerse realidad así misma, cuando todos los elementos estén ahí. Si no hay oxígeno en el aire, la llama no durará por mucho tiempo. La llama se fía en la madera, la mecha y el oxígeno. La flama está ya en la caja de fósforos. No necesita nacer, solo necesita hacerse realidad cuando las condiciones sean correctas.

Nosotros puede que seamos un niño o niña de doce años de edad y todavía ahora no tengamos hijos propios. Pero en nuestra persona, todas las causas y las condiciones, para que se manifiesten nuestros hijos y nietos están ahí. Es sólo una cuestión de tiempo y condiciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *