Categorías
Iluminación

Las impresiones

impresionesLas impresiones

En los sutras hay un excelente ejemplo. En la oscuridad, una persona tiene una antorcha y hace un círculo de fuego. Otra persona, está parado a una determinada distancia y tiene la impresión de que en la lejanía hay un círculo de fuego. Pero no hay tal círculo, solamente son puntos de fuego que se siguen unos a otros y dan la impresión de un círculo de fuego. Esto es igual a la ilusión de una identidad fija y la ilusión de la permanencia. El círculo de fuego es una idea. No se puede aplicar a la realidad y tampoco puede describir la verdadera realidad. Si tú analizas el círculo de fuego, verás que hay millones de instantes que se mueven rápidamente en sucesión, dando la impresión de que hay un círculo de fuego.

Cuando estamos tomando una película de alguien bailando, estamos tomando muchas fotos de esa persona bailando. Tomamos tantas fotos, entonces cuando proyectamos estos cuadros unos después de otros; tenemos la impresión que allí hay un movimiento fluido y sin interrupción. Pero en realidad, estos son solamente una innumerable cantidad de fotos inmóviles, que se suceden unas a otras.

Cuando observamos a alguien, tenemos la impresión que este es un ser o entidad permanente. Nosotros pensamos que esta mañana, yo he reconocido esta entidad y esta noche, cuando yo veo, yo reconoceré a la misma entidad. Y si yo viajo hacia alguna parte y regreso diez años después, yo también voy a reconocer a la misma entidad. Eso es una ilusión.

En los sutras, hay una historia muy graciosa. Una mujer dejó una cacerola de leche con su vecina, diciendo: “Por favor, guarde esto, yo regresaré dentro de dos o tres días.” No había método o equipo de refrigeración, por lo tanto, la leche se cuajó y se convirtió en una especie de queso. Cuando la mujer regresó, ella dijo: “¿Dónde está mi leche? Yo dejé leche cuando me fui, no queso, esto que veo aquí no es mi leche.” El Buda dijo, que esta persona no había entendido sobre la in-permanencia. La leche se convertirá en yogurt o queso, si lo dejas a la intemperie unos cuantos días. La persona quería solamente la leche de varios días atrás y rehusó llevarse el queso. ¿Tú piensas que la leche y el queso son lo mismo o diferente? No es ninguno de los dos, ni lo mismo, ni diferente, pero toma varios días, para que la leche se convierta en queso. Con los conocimientos internos de la in-permanencia, podemos ver la verdad acerca del universo y todos sus fenómenos; la verdadera naturaleza de ser, ni lo mismo, ni diferente.

Nosotros presumimos que las cosas permanecerán igual por siempre, pero en realidad, nada se mantiene igual en dos instantes consecutivos. Eso es porque la noción de una identidad fija es también una ilusión, una idea que no se puede aplicar a la realidad. Hay una corriente de manifestaciones, sí, y tú le puedes asignar un nombre; como por ejemplo, el río Mississippi. Aunque el nombre no cambia, la realidad sí. Tú tienes la impresión de que el río está siempre allí para ti, pero el agua no es la misma; inclusive después de un momento. Algunos filósofos han dicho, que tú nunca puedes bañarte dos veces en el mismo río. Esta es la naturaleza de la in-permanencia confirmada, no sólo por el Buda, pero por Confucio, Heráclito y muchas otras personas sabias; quienes conocieron como ver profundamente dentro de la naturaleza de la realidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *