Categorías
Iluminación

Cambiando a Nuevas Formas

cambiando de forma

Cambiando a Nuevas Formas

Cuando nosotros perdemos a alguien que amamos, debemos recordar que la persona no se ha convertido en nada. “Algo” no puede convertirse en “nada” y “nada” no puede convertirse en “algo.” La ciencia nos puede ayudar a comprender esto, porque la materia no puede ser destruida – puede convertirse en energía. Y la energía puede convertirse en materia, pero no puede ser destruida. De la misma manera, nuestro ser querido no ha sido destruido, él o ella acaba de tomar otra forma. Esa forma puede ser una nube, un niño o una brisa. Podemos ver a nuestro ser amado en todo. Y sonriendo, podemos decir, “Mi amado, yo sé que estás muy cerca de mí. Yo sé que tu naturaleza es la naturaleza del no-nacimiento, no-muerte. Yo sé que no te he perdido, tú siempre estás dentro de mí.

Si tú miraras profundamente a cada momento de tu vida diaria, tú verías a esa persona. Practicando esto, tú serías capaz de superar tu tristeza. Lo mismo es verdad con tu madre o tu padre. Su verdadera naturaleza es la naturaleza del no naciendo, no muriendo, no llegando y no departiendo. En realidad, tú no has perdido a nadie cuando alguien ha muerto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *