Categorías
Iluminación

La Transformación.

transformacion

La Transformación

Vamos a echar un vistazo al nacimiento de una nube. Tú puedes visualizar el calor, puedes ver el vapor; observas la transformación de la nube en el cielo. Sabes de dónde ha venido la nube. Podemos entender las condiciones que ha ayudado a la nube para que se manifieste en el cielo. Nuestra observación y nuestra práctica de ver profundamente, nos puede servir de mucha ayuda. La ciencia puede también decirnos acerca de la formación de una nube, la travesía de una nube y la aventura de una nube.

Si tuvieras que amar a una nube, con el conocimiento interior; sabrías que la nube es in-permanente. Si amas a un ser humano, tú también sabrías que él o ella son in-permanentes. Si por un caso te sintieras apegado a una nube, tendrías que tener mucho cuidado. Sabes muy bien, que de acuerdo a la ley de la in-permanencia; muy pronto la nube se convertirá en algo diferente. Posiblemente se transforme en lluvia.

Puede que tú le digas a la nube: “Querida nube, yo sé que te encuentras ahí y también sé que un día morirás. Yo también debo morir. Tú te transmutarás en algo más, en alguien diferente. Sé que proseguirás con tu viaje, pero tendré que ver profundamente, para poder comprender y reconocer tu continuación, para así no sufrir tanto.

Si te olvidas acerca de la in-permanencia y sientes cierto apego por la nube, cuando sea el momento de que la nube se transforme en lluvia, tú llorarás: “Oh mi amada, mi nube ya no se encuentra allí. ¿Cómo puedo sobrevivir sin ella? Pero si tú practicas a observar profundamente, puedes ver la nube de diferentes y nuevas formas igual que la neblina o la lluvia. La lluvia está sonriente, cantando, cayendo, llena de vida y llena de belleza. Sin embargo, debido a tu olvido no eres capaz de reconocer la presencia de la lluvia, en su nueva manifestación. Tú estás atrapado en el dolor. Tú te mantienes llorando y llorando, mientras tanto la lluvia te está llamando. “Querido y amado, yo estoy aquí; reconóceme.” Pero tú ignoras la lluvia mientras que todo el tiempo, la lluvia es la continuación de la nube. De hecho la lluvia es la misma nube.

Cuando tú miras a la nube, a ti te gustaría o querrías ser como la nube, flotando libremente en el cielo. ¡Qué maravilloso sería ser una nube flotando en el cielo! Tú tendrías tal sentimiento de libertad. Cuando mires a la lluvia cayendo, cantando y haciendo música; también puede que tú quieras ser la lluvia. La lluvia está alimentando toda la vegetación y las vidas de innumerables seres. ¡Qué maravilloso es ser la lluvia!

¿Tú crees que la nube y la lluvia es lo mismo o diferente? La nieve en el pico de la montaña es tan blanca, tan inmaculada y tan bonita. Es tan encantadora, que a ti te gustaría verte casi como la nieve. Algunas veces cuando miras el agua fluyendo en el arroyo, puedes ver la secuencia pura y linda como el cristal; que a ti te gustaría ser como el agua, siempre fluyendo. Nube, lluvia, nieve y agua. ¿Son ellas cuatro cosas diferentes? ¿O ellas son realmente la misma realidad, la misma base del ser?

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *