Categorías
Iluminación

El No-Ser

mariposa-jazmin

El No-Ser

La in-permanencia, está buscando la realidad desde el punto de vista del tiempo. El no-ser está buscando la realidad desde el punto de vista del espacio. Estos son los dos lados de la realidad. El no-ser es una manifestación de la in-permanencia y la in-permanencia es una manifestación del no-ser. Si las cosas son in-permanentes, ellas están sin una separación de sí misma. Si las cosas están sin la separación de sí mismas, ellas son in-permanentes. La in-permanencia significa estar transformada en todo momento. Esto es una realidad. Y como no hay nada sin cambiar, ¿Cómo puede haber una permanencia de sí misma o una separación de sí misma? Cuando decimos “Sí misma,” nosotros nos referimos a algo que es siempre sí misma, que no se puede cambiar, día tras día. Pero nada es como eso. Nuestro cuerpo es in-permanente, nuestras emociones son in-permanentes y nuestras percepciones son in-permanentes. Nuestro enojo, nuestra tristeza, nuestro amor, nuestro odio y nuestra conciencia, también son in-permanentes.

Entonces, ¿Qué cosa permanente hay por ahí, que nosotros podamos llamar sí misma? El pedazo de papel, en la cual estas palabras están escritas, no tiene tampoco una separación de sí misma. Sólo puede estar presente cuando las nubes, los bosques, el sol, la tierra, la gente que hace el papel y las máquinas estén presentes. Si todas esas cosas no pueden estar presentes, entonces el papel tampoco puede estar presente. Y si nosotros prendemos el papel, ¿Dónde está el ser del papel?

Nada puede existir por sí sola. Tiene que depender en cada otra cosa. Eso es llamado inter-ser. Ser significa, inter-ser. El papel es inter-ser con los rayos del sol y con el bosque. La flor no puede existir por sí sola, tiene que estar inter-ser con la tierra, la lluvia, con la mala hierba y con los insectos. No hay ningún ser; solo hay un inter-ser.

Viendo profundamente dentro de la flor, nosotros podemos ver que la flor es hecha de los elementos de la non-flor. Nosotros podemos describir a la flor, como un ser que está llena de todo. No hay nada que no esté presente en la flor. Nosotros vemos los rayos del sol, vemos la lluvia, vemos las nubes, vemos la tierra y nosotros también vemos el tiempo y el espacio en la flor. Una flor, igual que todo lo demás, es hecha completamente de los elementos de la non-flor. Todo el cosmos se ha juntado para establecer la ayuda a la flor, para que se manifieste a sí misma. La flor está llena de todo a excepción de una cosa: una separación de sí misma, una identidad separada.

La flor no puede estar sola por sí misma. La flor tiene que estar inter-ser con los rayos del sol, la nube y todo el cosmos. Si nosotros entendemos el ser, en términos de inter-ser, entonces, estamos mucho más cerca de la verdad. Inter-ser, no es un ser y no es un no-ser. Inter-ser significa estar vacío de una identidad separada, vacía de una separación de sí misma.

No ser, también significa vacío, un término técnico en el Budismo que significa la ausencia de una separación de sí misma. Nosotros somos de una naturaleza del no-ser, pero eso no quiere decir, que nosotros no estemos aquí. No quiere decir, que nada existe. Un vaso puede estar vacío o lleno de té, pero para que esté vacío o lleno, el vaso tiene que estar ahí. Así, vacío no quiere decir non-ser y no significa ser, tampoco. Este trasciende todos los conceptos. Si tocas profundamente la naturaleza de la in-permanencia del no-ser e inter-ser, tú tocas la dimensión final, la naturaleza de nirvana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *