Categorías
Iluminación

Causas

flor hermosa

Causas

Cuando miramos a ciertas cosas, como a una flor, una mesa o una casa; nosotros pensamos que una casa tiene que ser hecha por alguien y que una mesa es hecha también por alguien; a fin de que estén ahí. Nuestra tendencia es ver la causa que ha originado el nacimiento de la casa, una causa que ha suscitado el nacimiento de la mesa. Nosotros llegamos a la conclusión que la causa de que la casa esté ahí, debe ser del constructor: el albañil o el carpintero. ¿Cuál es la causa de la mesa? ¿Quién creó la mesa? Un carpintero. ¿Quién es el creador de la flor? ¿Es la tierra, el agricultor o el jardinero?

En nuestras mentes, muy simplemente pensamos en términos de causa. Nosotros pensamos que una causa es de suficiente, para saber qué cosas son  las que hay ahí. Con la práctica de ver profundamente, podemos encontrar que una causa nunca puede ser suficiente; a fin de lograr un efecto. El carpintero no es la única causa de la mesa. Si el carpintero no hubiera tenido ciertas cosas como clavos, serrucho, madera, tiempo y espacio, alimentos para comer, un padre y una madre quienes lo trajeron a él a la vida, además de una multitud de condiciones; él no hubiera sido capaz de traer la mesa a la existencia. Las causas en realidad, son infinitas.

Cuando vemos a una flor, observamos la misma cosa. El jardinero es sólo una de las causas. Debe haber tierra, la luz del sol, las nubes, el abono, las semillas y muchas e innumerables otras cosas. Si tú miras intensamente, verás que todo el cosmos se ha reunido con el fin de ayudar a la flor a lograr su manifestación. Observa detenidamente a una pieza de zanahoria, que tú comes en tu lonche, mirarás que el cosmos completo ha venido junto, con el único objetivo de ayudar en la manifestación de la pieza de zanahoria.

Si nosotros continuamos viendo profundamente, veremos que una causa es al mismo tiempo un efecto. El jardinero es una de las causas que ha ayudado a la flor a que se manifieste, pero al mismo tiempo el jardinero es un efecto. El jardinero se ha manifestado porque hubo otras causas: ancestros, padre, madre, maestro, centro laboral, sociedad, alimentos, medicinas y hogar donde vivir. Al igual que el carpintero, él no sólo es la causa, también es el efecto.

Contemplando intensamente, encontramos que cada causa es al mismo tiempo un efecto. No puede haber algo, que nosotros podamos llamar “Causa Pura.” Hay muchas cosas que nosotros podemos descubrir con la práctica de observar detenidamente y si no estamos ligados a ningún dogma y concepto, nosotros seremos libres, para hacer nuestros propios descubrimientos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *