Categorías
espiritualidad

El Amor es la Fórmula Mágica de la Creación

amor luz

El Amor es la Fórmula Mágica de la Creación

El amor es la fórmula mágica. Es el ingrediente especial que permite a cada uno de nosotros, ya sea encarnado o no; para solucionar los problemas de nuestro corazón en algo y lograrlo. El amor es la fórmula alquímica que pone en movimiento – todo cuanto es necesitado – para lograr la manifestación de los objetos en el plano físico. El amor también está relacionado y asociado con el deseo. El deseo es el giro de la vida, que es como una telaraña que consigue y atrae la energía necesaria para obtener la creación; la cual es atrapada en una matriz que creará el deseado objeto.

El amor es la vibración más pura en el universo y por lo tanto, es capaz de llenar el espacio de cualquier forma de pensamiento con tanto poder, sabiduría y amor; que magnetizará el resultado deseado de sí mismo. Dicho magnetismo se convierte en una llave con amor y deseo, para lograr cumplimiento de las energías necesarias para obtener la manifestación de una creación.

Cuando nosotros observamos el espacio vacío entre las moléculas de la vida, muy a menudo nos maravillamos al querer saber qué es lo que contiene este espacio. ¿Qué es lo que sucede cuando nosotros añadimos una vibración a ese espacio? Muy bien, el espacio empieza a hincharse con la energía y todo lo que está alrededor de dicho espacio, toma la coloración de esa vibración.

Recuerda que esa vibración – como energía – tiene luz, sonido, color y otras cualidades más. Así el sonido de una vocal como la “A”, llenará el espacio con la que hace contacto con esa vibración; logrando el objetivo por la que haya sido usado. Si es usado para sanación, entonces, puede ser coloreado con el verde y puede manifestarse como una gran luz verde. Si este es usado para la transmutación, puede convertirse en color violeta y puede estar rellenado con el poder para el cambio. Otras vocales, también pueden ser utilizados de la misma forma; porque las vocales tocan los chakras y los afectan a cada uno, de una manera diferente.

Cuando uno ora, da sus mantras o decretos; uno llena su cuerpo con la luz de la manifestación de la intención del decreto. Mientras muchos de los decretos, son dirigidos a una persona de la Divinidad, la entrega de un decreto puede llenar el espacio de uno con la vibración y energía del Maestro a la cual fue administrado; como él o ella lo haya decidido.

En verdad, todos estos varios tipos de energías; son energías de amor, porque el amor contiene el Todo de Dios. Cada vibración de la Divinidad es amor, por lo que amor es ese Todo. Así el amor contiene dentro de sí; todos los colores, potenciales y acciones. Hay un aspecto azul del amor y el aspecto verde del amor. Delicados aspectos del amor son manifestados en colores rosados y color pastel, como la gran mayoría han sido capaces de identificarlos. El amor también puede ser rosado, pero el amor no está limitado al espectro rosado.

Si el amor es la energía del universo, entonces, cuando la sanación es efectiva; es porque hemos amado mucho. Nosotros hemos deseado la curación y hemos derramado nuestro amor, para que esa acción se haga realidad. Podemos decir, que ese espacio estaba lleno de sustancias dañinas y cuando recibe el amor, este es dominado por el intenso amor. Debes pensar al amor como una ola de luz, que literalmente va consumiendo todas las impurezas en su camino.

El amor es una fuerza igual a la energía atómica. Entra en el mundo físico, en el nivel del electrón y átomo. El amor es la fuerza que nos impulsa a tomar medidas drásticas en nuestras acciones. Cuando nosotros meditamos, tenemos una vibración positiva. Es la emoción de la comunicación continua; como lo sientes ahora, en este mismo instante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *