Categorías
Iluminación

El Manto de San Patricio

San Patricio oracion poderosa

El Manto de San Patricio

Queridos amigos:

¡Feliz día de San Patricio!

Siempre es bueno revisar la vida de alguien, quien haya tenido que ganar la carrera del sacrificio; para luego tomar sus puntos fuertes y hacerlos como nuestros o propios. Porque para nosotros es más fácil, tomar sus victorias como nuestras; que tener que re-descubrir esas victorias por nosotros mismos. Si nosotros estudiamos su vida y luego la comparamos con la nuestra, es maravilloso saber cuánto podemos encontrar y reconocer que lo que estamos experimentando es similar a sus experiencias. En realidad, en muchas formas; su vida fue mucho más difícil. Pero ¡Él hizo lo correcto y triunfó! Un estudio de su vida y sus enseñanzas, puede ser la combinación ganadora en este instante.

Hoy 17 de Marzo, celebramos el día de San Patricio. Nosotros vamos a ver algunas de sus enseñanzas y he aquí algunos párrafos, en la que tú puedas meditar; acerca de dichos conocimientos:

¡Tú mismo debes conseguir tu destino ardiente!

¿Cómo puedes olvidarte de tan grande salvación? En tu lengua vernácula, yo te podría decir a ti, “Nosotros nunca la hemos tenido tan fácil.” Nosotros nunca tuvimos tanto a Dios y con tanta intensidad. Nosotros estuvimos sumidos en nuestra soledad y persecución, pero Dios sólo podrá subrayar hacia nosotros la gran majestuosidad de Su belleza, dejándonos intervalos de nuestra soledad, de nuestro karma y de nuestra confrontación con las semillas de los malvados. Y así, en Su Presencia resplandeciente – el inconfundible esplendor, la peculiar luz que no es la nuestra – no hemos tenido la oportunidad de dar por sentado Su gracia, pero debemos seguir manteniendo nuestra vigilia en contra de todos los enemigos.

Aquí la gracia fluye como la perpetua agua viviente, casi como el inquietante murmullo de algunos que han dicho, “Ya hemos escuchado demasiado. ¡Nosotros ya hemos escuchado todo!” Nosotros debemos permanecer en el hogar, porque sabemos la Verdad y la Ley. Nosotros no necesitamos escuchar una y otra vez lo mismo. Déjennos vivir nuestras vidas y conseguir nuestras propias ascensiones, porque nosotros tenemos la llama violeta y sus decretos; a la vez que somos devotos de Saint Germain. Porque él nos salvará en el último día.”

Escucha entonces, la mente de la serpiente mentirosa que te ha engañado; cuando te han dicho una y otra vez, que ningún Maestro puede salvarte, pero apunta el sendero que tú mismo debes proseguir en tu destino ardiente. Observa cómo tú incluso estás inconsciente, de que la mente de la serpiente ha hablado suavemente con engañosa picardía. Y el alma ha escuchado. La conciencia ha cambiado a la laxitud. Así, en lugar de identificar al Señor dentro de ti mismo, tú vienes cuando el mensajero está presente y ausente cuando no está presente. Incluso entonces, tú no vienes cuando el mensajero está presente.

Todo esto es el resultado de la ausencia del sentido de tu posición en la historia – la historia de la Luz y la Oscuridad, desde el principio hasta el fin. Debes entender la medición de tu vida en relación con la de los Maestros Ascendidos y tu propia Cristiandad. Entiende que no se trataba de una falsa doctrina en la cual, yo mismo proclamé a un pecador. Porque tú tienes la percepción de lo absoluto del Poderoso y Maravilloso Dios y comparando, el mismo cuerpo que ahora estás usando, el mismo plano y conciencia donde tú estás habitando; tiene el sabor al pecado como el olor a humo o una sustancia de mal olor.

Debes darte cuenta, que esto no se ha dicho como una propia incriminación; pero con la conciencia de que hasta que uno no sea glorificado en Cristo y en el ritual de la ascensión, uno está habitando en forma temporal, vulnerable y sujeto a una degeneración, junto con las cosas del mundo. Y la ausencia de sí mismo, es una condición del pecado; incluso cuando las obras se han realizado con gracia y bondad.

Esto es un recordatorio, que en este estado uno puede fracasar. Uno puede cometer un error, regresar y perder contacto con la realidad de la batalla, como también de la realidad de lo absoluto del Bien y del Mal; como Gabriel nos ha enseñado. De este modo, recuerda, que nada es garantizado hasta que tú no seas un Maestro Ascendido. Nada es seguro, hasta que ambos se convierten en físicos y espirituales.

¡La victoria no se puede contar hasta que no la hayas ganado! Por lo tanto, tú no puedes decir que los Maestros irán y salvarán a las naciones. No lo puedes contar hasta que al fin se haya terminado. Y no lo puedes contar que se ha terminado, hasta que y sólo así; que tú mismo lo hayas ejecutado y triunfado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *