Categorías
Iluminación

Nosotros Tenemos Miedo a lo Desconocido

vacio 1

Nosotros Tenemos Miedo a lo Desconocido

Nosotros tenemos miedo a la muerte, tenemos miedo a la separación y tenemos miedo a la nada. En el Occidente, la gente tiene miedo a la nada. Cuando ellos escuchan acerca del vacío, la gente también se siente muy temerosa, pero el vacío; solo significa extinción de ideas. El vacío, no es lo opuesto a la existencia. No es nada o la aniquilación de nuestra existencia. La idea de la existencia, debe ser removida; lo mismo que la idea de la inexistencia. El vacío es sólo una herramienta para ayudarnos a nosotros.

La realidad, no tiene que ver nada con la existencia y la inexistencia. Cuando Shakespeare dice: “De Ser o no Ser – esa es la cuestión,” el Buda contesta: “De Ser o no Ser, esa no es la pregunta.” Ser y no Ser es solamente dos ideas oponiéndose una a la otra. Pero ambas no son realidades y tampoco ellas nos describen la realidad.

No solamente el despertar interno remueve la noción de la permanencia; pero también remueve la noción de la in-permanencia. La noción del vacío es lo mismo. Pero sabemos que el vacío es sólo una herramienta y si tú quedas atrapado en la noción del vacío estás perdido. El Buda dijo en el Ratnakuta Sutra: “Si tú quedas atrapado por la noción del ser y no ser, entonces la noción del vacío, puede ayudar a liberarte. Pero si tú estás atrapado en la noción del vacío, no hay esperanza.” Las enseñanzas sobre el vacío, solo son herramientas que te ayudarán a llegar al vacío real del conocimiento interno, pero si tú consideras la herramienta como el conocimiento interno, tú sólo estarás atrapado en una idea

Si tú tienes una noción de nirvana, esa noción debe ser removida. Nirvana es vacío de todas las nociones, incluyendo la noción de nirvana. Si tú estás atrapado en la noción de nirvana, todavía no te has puesto en contacto con nirvana. Este profundo conocimiento y el descubrimiento de Buda, lo llevó a él, más allá del temor, más allá de la ansiedad y sufrimiento, más allá del nacimiento y de la muerte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *