Categorías
Iluminación

Atrapados por una Noción

sufrimiento

Atrapados por una Noción

El Buda, nos ofrece una interesante parábola concerniente a las ideas y nociones. Un joven comerciante, vino a su casa y vio que esta había sido saqueada y quemada por bandidos. Fuera de la casa, había el cuerpo de un pequeño carbonizado. Él pensó que el cuerpo pertenecía a su pequeño hijo. Él no sabía que su hijo todavía estaba vivo. Él no supo que después de incendiar la casa, los bandidos se llevaron al niño con ellos. En su estado de confusión, el joven comerciante creyó que el cuerpo que había visto era de su pequeño hijo. Él lloró amargamente, se golpeó el pecho y se jaló los cabellos en aflicción. Luego, él empezó con la ceremonia de la cremación total del cuerpo del niño.

Este hombre amó mucho a su pequeño hijo. Su hijo fue la razón de su vida. Él amaba tanto a su pequeño hijo, que no podía abandonar ni por un instante las cenizas de su primogénito. Hizo una bolsa de terciopelo y puso las cenizas dentro. Él cargaba consigo esta bolsa día y noche, mientras estaba trabajando o descansando, nunca se separaba de la bolsa con las cenizas. Una noche, su hijo se escapó de los ladrones. El niño regresó a la nueva casa construida por su padre. Él tocó la puerta desesperadamente a las dos de la mañana. Su padre dijo mientras lloraba y sosteniendo la bolsa de cenizas. “¿Quién es?”

“¡Yo soy, tu hijo!” el niño contestó a través de la puerta. “Tú niño perverso, tú no eres mi hijo. Mi hijo murió hace tres meses. Yo tengo las cenizas conmigo aquí en mis manos.” El pequeño niño continuó golpeando inútilmente la puerta una y otra vez, al mismo tiempo llorando desconsoladamente. El niño le rogó varias veces que lo dejara entrar, pero su padre rehusó su entrada. El hombre se mantuvo firme a la noción, de que su pequeño hijo había muerto y que este otro niño, era una persona despiadada que sólo había venido a atormentarlo a él. Finalmente, el niño se retiró y el padre perdió a su hijo por siempre.

El Buda dijo, que si a una persona se le llega a encontrar con una idea, que él considera ser “La Verdad”, entonces este pierde la oportunidad de saber la verdad. Inclusive, si la verdad viene en persona y toca su puerta, esa persona rehusará de abrir su mente. Por lo tanto, si tú estás comprometido con una idea acerca de la verdad o a una idea acerca de las condiciones necesarias para tu felicidad, ten cuidado. El Primer Entrenamiento de la Atención, debe ser la libertad de puntos de vista:

Debes estar consciente del sufrimiento causado por el fanatismo y la intolerancia, nosotros estamos decididos a no ser idólatras o estar atados a cualquier doctrina, teórica o ideológica; incluyendo el Budista. Las enseñanzas Budistas, sirven como guías, que nos ayuda a nosotros a aprender a ver muy profundamente, para desarrollar nuestra comprensión y compasión. No es una doctrina para pelear, matar o morir por ella.

Esta es una práctica para ayudar a liberarnos de la tendencia de ser dogmático. Nuestro mundo sufre demasiado, por las actitudes dogmáticas. El Primer Entrenamiento de la Atención, es importante, porque ayuda a mantenernos como personas libres. La libertad es sobre todo y más aún sobre nuestras nociones y conceptos. Si nosotros quedamos atrapados en nuestras nociones y conceptos, estos pueden hacernos sufrir, a la vez haremos sufrir a nuestros seres queridos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *