Categorías
Iluminación

Nadie ha nacido, Nadie muere

caterpillar-lagarta

Nadie ha nacido, Nadie muere

Un científico Francés, cuyo nombre es Lavoisier, declaró, “Rien ne se crée, rien ne se perd.” “Nadie ha nacido, nadie muere.” Aunque él nunca practicó el Budismo, pero sí era científico, él encontró la misma verdad que Buda descubrió. Nuestra verdadera naturaleza, es la naturaleza de no-nacimiento, no-muerte. Sólo cuando nosotros tocamos nuestra verdadera naturaleza, podemos trascender el temor del no-ser, el temor de nuestra aniquilación.

El Buda dijo que cuando las condiciones son suficientes, algo se manifiesta y nosotros decimos que existe. Cuando una o dos condiciones fallan y las cosas no se manifiestan de la misma manera, nosotros entonces decimos que no existe. De acuerdo con Buda, calificar algo como existente o no existente, es erróneo. En realidad, no hay tal cosa que es totalmente existente o totalmente inexistente.

Nosotros podemos ver muy fácilmente con la televisión y radio. Nosotros podemos estar en un cuarto donde no haya un televisor o radio. Mientras estamos en ese cuarto, nosotros podemos pensar que programas de radio y televisión; no existen en el cuarto. Pero todos nosotros sabemos que el espacio en ese cuarto está lleno de señales. Las señales de esos programas están llenando el aire dondequiera. Nosotros sólo necesitamos una sola condición, un radio o un televisor y muchas formas, colores y sonidos aparecerán. Hubiera sido errado decir que las señales no existían, porque no teníamos radio o televisor, para recibir la manifestación de estas señales. Ellos aparentemente no existían, porque las causas y condiciones no fueron de suficientes para que los programas de televisión y radio se hagan realidad. Entonces en ese momento, en ese cuarto, nosotros decimos que ellos no existían. No porque nosotros no percibimos algo, no es correcto decir que no existen. Es sólo nuestra noción de ser y no ser, lo que nos hace pensar, si algo existe o no existe. Las nociones de ser y no ser, no se pueden aplicar a la realidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *