Categorías
Iluminación

¿Fue mi Hermano o Fui Yo?

 

FLORES JAPONICAS

A continuación vamos a poner en los sucesivos artículos, sobre el discernimiento de un famoso autor monje tibetano, llamado Thich Nhat Hanh; de su libro No Temas, no Hay Muerte. Nuestras alusiones de este libro u otros, son mostrados con el objetivo educacional solamente y por ende siempre es gratuito. El propósito, es solo hacer saber a nuestros lectores de obras importantes que nosotros creemos que vale la pena mostrarles. Nuestro Blog es y siempre será gratuito, porque nuestro compromiso es especialmente difundir las enseñanzas de los Maestros Ascendidos. Gracias.

¿Fue mi Hermano o Fui Yo?

Cuando vivía como ermitaño en Francia había un arbusto llamado japónica – membrillo Japonés. El arbusto florece generalmente durante la primavera, pero un invierno había sido absolutamente caliente y los botones de las flores brotaron antes de tiempo. Durante la noche, un frío intenso arribó y trajo con él una helada. Al día siguiente mientras hacía mi caminata de meditación, noté que todos los botones  de las flores del arbusto habían muerto. Al reconocer esto, pensé; “Este Año Nuevo no tendremos las suficientes flores, para decorar el altar de Buda.”

Unas semanas después, el clima se volvió caliente nuevamente. Mientras caminaba por mi jardín, vi nuevos botones de flores en el arbusto japónica, mostrando una nueva generación de flores. Yo le pregunté a las flores: “¿Ustedes son las mismas flores que murieron en la helada anterior o ustedes son diferentes flores?” Las flores me respondieron: “Bueno, nosotros no somos las mismas, pero tampoco somos diferentes. Cuando las condiciones son favorables, nos mostramos y cuando las condiciones son diferentes, nos ocultamos. Es tan simple como eso.”

Eso es lo que Buda enseñó. Cuando las condiciones son favorables, las cosas se hacen realidad. Cuando las condiciones no son tan favorables, las cosas se retraen. Estas esperan el momento correcto, para manifestarse nuevamente.

Antes de traerme al mundo, mi madre estuvo embarazada con otro bebé. Ella tuvo un aborto prematuro y esa persona no nació. Cuando yo era joven, solía hacerme la misma pregunta: ¿Fue ese mi hermano o realmente fui yo? ¿Quién debería manifestarse en ese tiempo? Si se perdió el bebé, significa que las condiciones en ese momento no eran favorables para que ese niño viniera al mundo, por lo tanto este decide retirarse y esperar mejores condiciones. “Debo retirarme; pero yo volveré pronto mis amados.” Nosotros en ese aspecto, debemos respetar su voluntad. Si todos vieran al mundo con ojos como estos, sufrirían menos. ¿Fue mi hermano quien mi madre perdió? O tal vez yo estaba a punto de venir a la vida, pero en lugar de eso dije: “No es mí tiempo todavía”, así que yo decidí postergar mi venida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *