Categorías
Iluminación

El Perdón

 

perdon 1

El Perdón

 ¿Cómo he de conseguir la gracia de no juzgar a mi prójimo?

A través de la oración.

Entonces ¿por qué no la he conseguido todavía?

Porque no has orado en el lugar correcto

¿Cuál es ese lugar?

El corazón de Dios.

¿Y cuándo he de llegar allí?

Cuando comprendas y aceptes en tu corazón que aquel que delinque lo hace porque no sabe lo que está haciendo, y el que no sabe lo que está haciendo merece ser perdonado.

PERDÓN

El perdón derriba los muros que el egoísmo levanta cada día entre los hombres.

El perdón borra la línea que divide y separa.

El perdón acerca a los que viven distanciados.

El perdón olvida lo pasado y nos abre a compartir lo nuevo.

El perdón hace revivir al perdonado y recrea al mismo que perdona.

Cuando perdonas sientes la rebeldía de tus sentimientos, pero luego experimentas la libertad de tu espíritu.

Cuando perdonas te estás perdonando a ti mismo.

Cuando perdonas, el otro se siente aliviado y puede volver a sonreír.

Cuando perdonas te estás diciendo “levántate, sal fuera y camina”.

Porque el perdón es lo que mejor sabe hacer Dios. Y es lo que más le agrada de los hombres.

El perdón es la mejor expresión de nuestra capacidad de amar y el no perdonar es la mejor expresión de la dureza de nuestro corazón.

El perdón hace más bien al que perdona que al mismo perdonado.

¿Por qué nos costará tanto perdonar? ¿No será que en el fondo amamos menos de lo que decimos amar?

La medida de tu perdón será la medida de tu amor. Amarás tanto cuanto seas capaz de perdonar y perdonarás tanto cuanto sea tu capacidad de amar de verdad a los demás.

PERDONAR SIGNIFICA….

TU NO MORIRAS EN MI CORAZON.

TU VIVIRAS SIEMRPE EN MI CORAZON.

TU RESUCITARÁS AUNQUE ESTES MUERTO.

TU VOLVERAS A VIVIR, A PESAR DE TODO.

TU OLVIDA Y YO OLVIDO

YO TE COMPRENDO. TU ME COMPRENDES.

TU Y YO COMENZAMOS DE NUEVO.

HOY TE VEO NUEVA, HOY ME VES NUEVO

HOY TU ERES DISTINTA, HOY YO SOY DISTINTO.

PORQUE PERDONAR ES RECONSTRUIRNOS LOS DOS.

 ¡ESTOY DISPUESTO A PERDONAR ! 

La ira, el resentimiento y el rencor son causa de muchas enfermedades físicas. El perdón es el primer paso para la sanación. “Perdonar nuestras ofensas como nosotros perdonamos a los que nos ofenden”.

PERDONAR ES LIBERARSE 

Es abandonar una pesada carga que nos mantiene atados al pasado, al sufrimiento a la enfermedad. “perdono y me libero”.

EL PERDÓN ES UN DON 

Todos podemos tenerlo si lo pedimos, para poder perdonar así como Dios nos perdona. “Tus pecados te son perdonados, vete en paz” [Lucas 7: 48, 49].

EL PERDÓN ES LA MÁXIMA EXPRESIÓN DEL AMOR. 

El perdón empieza con una decisión, el sentimiento viene después. “Señor, ¿Cuántas veces tengo que perdonar? ¿Hasta 7 veces?  No te digo siete veces, sino hasta setenta veces siete” [Mateo 18: 21, 22].

PERDONA Y SE LIBRE

EL PERDÓN

Pocas veces somos ofendidos, muchas veces nos sentimos ofendidos. Perdonar es abandonar o eliminar un sentimiento adverso contra el hermano.

¿QUIÉN SUFRE?

¿El que odia o el odiado? El que es odiado vive feliz en su mundo o ni se entera del odio que inspira. Es como si se agarrara de una brasa ardiente, pareciera que va a quemar al enemigo, pero se quema así mismo, resentir es volver a sentir rabia y rencor. El resentimiento solo destruye al resentido.

¿POR QUÉ PERDONAR?

Por nuestro propio bien. Numerosos estudios confirman que el resentimiento y el odio que albergamos enferman nuestro cuerpo produciendo: Migrañas, gastritis, envejecimiento prematuro, trastornos hepáticos, artritis y cáncer; también nuestra psiquis, causando: Depresiones, fobias, ansiedad, pérdida de memoria, etc.  Afectan también a nuestra alma e impiden que el amor de Dios penetre en nuestro ser e ilumine nuestra vida. No hay en el mundo fruta más sabrosa que la sensación de alivio y paz que se siente al perdonar. No hay terapia más liberadora que el perdón.

¿CÓMO PERDONAR PARA EMPEZAR UNA NUEVA VIDA?

  1. Lo primero es decidir hacerlo. Digamos entonces ¡Estoy dispuesto a perdonar!
  2. Es necesario aceptar nuestra rabia. Probablemente lo que nos hicieron fue muy desagradable o hiriente y es lógico que sintamos ira. Lo que no podemos es aferrarnos a este sentimiento y no querer abandonarlo.
  3. Es necesario podemos desahogar hablando con alguien, golpeando un cojín o haciendo ejercicio, hasta sentirse descargado.
  4. El siguiente paso es comprender por qué la persona que nos dañó se portó así. Siempre hay una razón oculta: quizá también fue dañado en su niñez, no fue amado por sus padres, sufrió mucho en su vida, no fue educado correctamente o su personalidad es débil, inmadura o perturbada. Sentimos entonces que es más digno de compasión que de odio entonces nos es más fácil perdonar.
  5. Pedir a Dios que sane las heridas que esa persona nos causó, que complete el perdón y la paz en nuestro corazón.
  6. Pedir ahora por las personas para que Dios las ayude y las bendiga.

A veces sucede que una persona siente el perdón, pero después renace la aversión. No asustarse. Una herida profunda necesita muchas curaciones. Volver a perdonar una y otra vez hasta que la herida quede curada por completo.

Tratamiento

Hoy es  un día precioso sobre la Tierra y vamos a vivirlo con alegría.

Nadie puede arrebatarme jamás aquello que es mío por derecho propio.

Aunque es posible que no sepa cómo perdonar,

me dispongo a comenzar  el proceso,

sabiendo que encontraré ayuda en todos los aspectos de mi vida.

Elijo perdonar a todo aquel que alguna vez haya hecho algo negativo.

Este es mi día del perdón.

Me perdono por todo el daño que hice en el pasado, a mí y a los demás.

Me libero de la carga de la culpa y la vergüenza.

Me alejo del pasado y vivo en este momento con alegría y aceptación.

Ellos son libres y yo soy libre

Somos Uno con el Poder que nos ha creado.

Estamos seguros, a salvo y todo en nuestro mundo está muy bien.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *