Categorías
Iluminación

El Remedio para la Imagen Sintética

1331302789-5-vi--a-se--a-alameda

El Remedio para la Imagen Sintética

Mientras que la moldura de los factores de la vida, incluyendo los objetos de la ciencia, debería ser un esclavo sirviendo muy diligente y obedientemente a su creador – el hombre – porque de lo contrario, sería diferente. El hombre se ha convertido en el esclavo no sólo de la era atómica, sino también de su medio ambiente, de sus rasgos y actitudes de su persona. La imagen sintética ha destronado al Hombre Real y ahora se encuentra suplantado en el lugar de su maestro o amo. Esa es la “Abominación de la Desolación” profetizada por Daniel, “Cuando ustedes lo vean en el lugar santo – el que lee, entienda” [Mateo 24: 15]. Por lo tanto ha sido muy bien dicho sobre la relación entre Dios y el hombre, “Nosotros somos el barro, tú nuestro alfarero” [Isaías 64: 8],  pero muy a menudo se ha podido leer, “Yo, el alfarero, y tú, la arcilla.”

Debido a la existencia de conflictos de tantos centros de influencia y las consiguientes presiones que estos ejercen sobre el psique humano, el tipo de vida que actualmente se vive en la tierra, la calidad de conciencia que está registrada en las mentes de los hombres; la cual no refleja el verdadero propósito de la vida, como fue planeado por nuestro Creador. A un ritmo vertiginoso, estas influencias presentan a las almas de jóvenes y ancianos un caleidoscopio de pensamientos y sentimientos sintéticos, compuestos de conscientes e inconscientes creaciones de la mente de la masa. Ciertamente, esta no es la Realidad para lo que fuiste destinado a ser, el cual internamente tu alma sabe quién eres – porque esa porción de ti que fue creada en la Imagen Divina; siempre sabe quien “Yo Soy.”

Hay un remedio para la imagen sintética, pero su descubrimiento es basado sobre el reconocimiento por cada persona, del ambiente y de los factores hereditarios que se deben contrarrestar para que la Imagen Real pueda aparecer.

“La única manera de salir es a través de la puerta de la Realidad” recomienda Merú, quien ha partido el velo de la sexta raza raíz en el retiro del Lago Titicaca. “Esta es la válvula de escape que se ha proporcionado para que el cuerpo de la destructividad creado por la propia negatividad del hombre pueda transmutarse y sea superada.” En la medida en que los hombres estén envueltos con el ego, no importa a qué estudio religioso se comprometan, no interesa a qué devoción temporalmente se manifiesten, no importa cuántas grandes obras ellos hagan, no interesa cuál es el nivel de esfuerzo que hayan desplegado, ellos nunca serán libres de la ilusión de sí mismos; que los perseguirá como un fantasma travieso en una lucha desenfrenada de identidad.

“Sólo cuando ellos puedan escapar a través de la puerta (La puerta del Yo Soy), hacia el entendimiento que el eterno Ser de Dios es el ‘Hacedor,’ dentro de la realización de que Dios puede actuar en ellos para remover las influencias engañosas, para transmutar su oscuridad y trasladar sus conciencias de la Oscuridad hacia la Luz, sólo así, ellos empezarán a conocer la libertad de sí mismos (Alma) para obtener todo sin límite alguno.

“Deja que todos sepan y vean por toda la eternidad, que el no-ser, la imitación-ser, el nombre-ser, la personalidad-ser; es y ha sido siempre el lazo del ego, y que el hombre o la mujer que viva en esa conciencia; debe morir en él.” No existe la posibilidad “De que lo que es de carne y hueso no puede tener parte en el reino de Dios” [1 Corintios 15: 50]. Los hombres buscan la vida eterna, porque es su verdadera naturaleza, la naturaleza de Dios y de la Imagen Divina. La vida Eterna se constituyó de forma  independiente del vehículo a través del proceso de translación y el hombre no debe ver nunca más la muerte de otro modo, si no como una transmutación de esa Vida, el cual es su Naturaleza Divina.

La declaración, “Cada día estoy en peligro de muerte” [1 Corintios 15: 31]; el limitado, el ser egoísta; debe ser seguido por otro – que él debería vivir diariamente en la progresiva gloria de su eterno Ser con la captura de toda la Realidad; el cual el Ser puede hacer o no hacer. Este es el Sol al que nos enfrentamos el mismo que no presenta sombra. Este concepto es mucho más que un índice de palabras. Es un flujo de semillas con ideas-vitales dentro de la conciencia del hombre y esta misma conciencia es transformada en su natural Presencia brillante. Esta es la Presencia de Dios, que identifica al individuo con la conciencia universal de Dios; sin embargo, nunca toma de él un ergio de su energía o de su verdadero ser.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *