Categorías
Iluminación Sin categoría

El Potencial Viviente del Alma

09

El Potencial Viviente del Alma

Dios es un Espíritu y el alma es el potencial viviente de Dios. El alma demanda el libre albedrío y su separación de Dios, originó el descenso de este potencial que llegó al estado más bajo de la carne. Sembrado en deshonor, el alma está destinada a ser elevada en honor en toda su capacidad, hasta llegar al estado de Dios, el mismo Espíritu que es uno con toda la vida. El alma puede ser perdida: El Espíritu nunca puede morir.

El Espíritu nunca nació;

El Espíritu nunca cesará de ser;

Nunca fue el tiempo que no fue;

¡Fin y comienzo solo son sueños!

Sin nacimiento, sin muerte y sin cambio

Permaneció el Espíritu por siempre;

¡La muerte no ha tocado nada del todo;

La muerte no obstante, es el hogar como parece!

El alma, entonces, permanece como el potencial caído que debe ser imbuido con la Realidad del Espíritu, purificado a través de la oración y la suplicación, para retornar a la gloria de la cual descendió y ser la unidad del Todo. Esta re – unión del alma con el Espíritu, es el matrimonio alquímico quien determina al ser y hace uno con la Verdad inmortal. Cuando este ritual es satisfecho, el ser superior es entronado como el Señor de la Vida y como el potencial de Dios, realizado en el hombre; es encontrado para ser el Todo – en el – todo.

“Dios tiene esperanza por el alma”,  el Maestro Ascendido Kutumi (Quien fue Francisco de Asís, en la encarnación más amada como cristiano); una vez escribió a sus seguidores: El hombre se debe identificar con la esperanza de Dios. Y, entonces, así como el resonar de una gran campana, la muerte se arrodillará ante él ‘finito’ (Limitado) ser, quien no hará un sonido de sosiego; pero cantará al alma en cadencias de inmortalidad. A través de estas cadencias, el hombre comprenderá el gran significado de oro de la Realidad y la revelación de mundos desconocidos; también serán suyos. Estrechando como una cadena interminable de árboles hermosos, los campos de lo Real, indicarán el camino desde las circunstancias presentes, hasta el pedestal de la Realidad verdadera, el arco iris de la ascendencia, el Espíritu Más Santo donde el hombre es coronado con la Vida que es Dios.

La alegoría de la imagen sintética, se ha convertido en el camino de la vida, para muchos millones de almas que han sido atrapadas en el laberinto de una acumulación en masa de su propia creación sintética. Ellos no saben que sus pensamientos y sentimientos están vestidos con las realidades que ellos mismos le han dado a estos; pues no han pensado sobre las palabras del escriba: “Así como el hombre piensa en su corazón, así es él” [Proverbios 23: 7].

Es verdad, que lo irreal, muy a menudo lo hacen aparecer como real; mientras que lo genuino y verdadero es relegado hacia el pasado isómero e ilusorio de la vida que constantemente es estereotipado como charlatanismo, cultismo o herejía. Más aún, el cristal – claro de las realidades de la Mente universal, son puestos hacia abajo por los dogmas y preceptos doctrinarios; además son ridiculizados por la gente popular del día.

En la sociedad sintética, los ciegos líderes de los ciegos; perpetúan la existencia fraudulenta y reciben por lo tanto, el gran daño de la denunciación del Cristo: “¡Pobres de ustedes, maestros de la ley, que se adueñaron de la llave del conocimiento! Ustedes no entraron y no dejaron que otros entraran!” [Lucas 11: 52].

Desde “El sacrificio del cordero por el fundamento del mundo” [Apocalipsis 13: 8]. El fundamento (Los escribas y fariseos) han puesto una barricada en el progreso del hombre, con su burlona hipocresía. Ellos no le han permitido al hombre su derecho real de su libertad de pensar, creer y crear; tampoco ellos han dejado la puerta abierta, para que el hombre entienda los misterios indelebles del universo. Y así el Señor ha mandado a sus profetas y servidores, ordenando a ellos, diciendo: “Consuelen si, consuelen a mi pueblo….abran el camino del Señor en el desierto; en la estepa tracen una senda para nuestro Dios” [Isaías 40: 1,3]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *