Categorías
Iluminación

La Autoridad para la Creación

Madre Teresa

La Autoridad para la Creación

Es muy interesante que nosotros tomemos nuestra autoridad, para traer los mandamientos de Dios de las mismas escrituras sagradas. Pero habiendo perdido esa porción, nosotros todavía tenemos la confirmación de la autoridad de la misma llama, la cual brilla dentro de nuestros corazones. Siempre es muy interesante, como sea, encontrar que las enseñanzas de los Maestros Ascendidos puedan derivarse de las sagradas escrituras del mundo.

Isaías vio ese concepto y lo tradujo a los hijos de Israel. Así habla el Señor, el Santo, aquel que formó a Israel: “¿Me van a criticar acerca de mis hijos, me van a dar órdenes sobre lo que debo hacer?” Esta es la Palabra del Señor recibida por Isaías. Esta es la enseñanza de la Presencia Yo Soy, igual como la Presencia Yo Soy de Moisés, le enseñó a Moisés lo que salió de la Llama y la Presencia Yo Soy de Jesús, le enseño a Jesús lo que le salió de la Llama.

Cuando nosotros aceptamos la responsabilidad del libre albedrío y entrar a los planos de la Materia, nosotros con este nivel de conciencia; donde Dios, o la Presencia Yo Soy, nos han dado a nuestras manos la completa autoridad para la creación. Cuando tú piensas acerca de la vida,  todas las miserias y sufrimientos que suceden sobre la vida en este planeta, además de las guerras; no se puede justificar a un Creador que es amoroso, sabio y bueno; quien permite que esto suceda a no ser que tú entiendas que Él nos ha dado todo a nosotros y este es el regalo del libre albedrío. Él ha dejado bien claro en sus leyes, a no ser que le pidamos, a no ser que le regresemos el libre albedrio que Él nos ha dado, por lo mismo, Él nunca interfiere en nuestras decisiones.

Tú puedes probar esto en tu propia vida. Tratar de hacer algo sin Dios; luego intentar preguntarle que Dios te ayude a ti. Ve cual es la diferencia que hay. Esta es una ley en el plano de la Materia donde nosotros vivimos. Ningún Maestro Ascendido, Ángel o Elohim; se le es permitido interferir en tu vida, a no ser que tú lo invites a venir. Por el libre albedrío, si tú dices, “En el nombre de mi Presencia Yo Soy, en el nombre de mi Ser Real, el Ser Crístico dentro de mí, yo invito a los siete poderosos Elohim”, mediante la ley cósmica ellos deben instantáneamente venir y liberar la luz de sus conciencias.

Lo que ha sucedido en la humanidad es que estos han perdido el conocimiento de la ley cósmica, entonces ellos no saben que las leyes deben invocarse en su propio beneficio. El Ser Real de todos nosotros es el intermediario con el Padre – el abogado quien representa e intercede ante la Presencia Yo Soy. Cuando nosotros sabemos la ley, nosotros podemos dar los fiats del Ser Real. Y nosotros sabemos que la Ley es igual a una fórmula matemática, pues siempre funciona. Dos más dos es siempre igual a cuatro – no solamente algunas veces, la ley es exacta todo el tiempo. Demanda que nosotros logremos nuestro cometido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *