Categorías
espiritualidad

La Humanidad se olvidó sobre la Fuente de la Libertad

oscuridad

La Humanidad se olvidó sobre la Fuente de la Libertad

Hubo un tiempo cuando la humanidad se olvidó sobre la fuente, se olvidó sobre la llama de la libertad, se olvidó que la libertad era una llama. Y la llama desapareció. Esto sucedió después de la caída del continente de Lemuria, a la vez con el descenso de la conciencia de la humanidad con esa caída, hasta el punto del estado más primitivo jamás conocido en la tierra – hasta el extremo donde el hombre casi se convirtió en una bestia, casi caminaba en cuatro patas, no era capaz de caminar y pararse erguido, no tenía ningún sentido de respeto por la llama que ardía en su corazón. En ese momento los concilios cósmicos acordaron: “No existe ni siquiera uno, ni ninguna alma en la tierra, quien reconociera y adorara al fuego de la libertad, la llama de la libertad. No hay ninguna razón para abogar por el planeta tierra.”

Los concilios cósmicos determinaron que la tierra debería ser destruida, del mismo modo como muchas otras estrellas, muchos otros hogares de evoluciones, con sus olas totales de vidas que eligieron no ser. ¿Podrían imaginarse que la totalidad de las olas de vida eligieran dejar de existir? Creo que no fue muy difícil de creer. Nosotros solo tenemos que ver nuestra civilización hoy en día, para saber y ver que la humanidad está eligiendo ser para nosotros mismos. “Por la gracia de Dios, nosotros hemos reconocido que hay una alternativa para el hombre externo” así, el concilio cósmico fue obligado a ratificar lo que el libre albedrío para la humanidad significaba y que ya habían decretado: No Ser.

Es en ese momento crucial cuando Sanat Kumara se ofreció venir a salvar a la tierra y a la vez a la humanidad, porque él amaba muy profundamente a la tierra y sus habitantes, junto a él se unieron 144,000 ángeles. Muchos de esos ángeles todavía no han logrado regresar al hogar donde ellos realmente pertenecen, debido a que al venir expusieron sus cuerpos causales y como dice en la Biblia se enamoraron de las hijas (hijos) de los hombres, perdiendo la pureza que ellos representaban; pero cuando se ofrecieron venir ellos sabían a lo que se estaban exponiendo. Hoy en día, hay un gran residuo de guardianes de la llama y portadores de Luz, que vinieron como voluntarios y que siguen rezagados en las ruedas de la vida; para lo cual Sanat Kumara está pendiente que todos regresen puesto que se ofrecieron por amor a él y a la humanidad. ¿Algunos de nosotros, no podríamos ser uno de esos ángeles?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *