Categorías
Iluminación

Tu imagen es sintética

imagen sinteticaa

Tu imagen es sintética

Muchos milenios en la antigüedad, tu imagen sintética fue creada y la oscuridad se movió hacia tu rostro. Entonces el Espíritu de Dios – bueno, tu energía vital fue usada para crear esta forma tan oscura. La oscuridad tapaba tu rostro radiante con su Luz dentro, logrando que apareciera tu rostro sintético en la existencia, moviéndose sobre tu océano humano. La falsificada semejanza tomó dominio sobre la tierra. Su modelo o patrón fue aceptado como algo natural y el camino de la verdadera felicidad del paraíso casi fue completamente perdida y olvidada. Con el velo cubriendo el radiante rostro Divino, tomó prominencia la sombra de la ilusión y un infortunado evento dio lugar: lo Real se convirtió progresivamente en ligero y adoptó la cualidad de lo irreal, hasta que al fin los maravillosos matices o tonos parecían opacados, que venían de los corredores de una muy lejana memoria; como sea, lo irreal se adueñó del cuerpo y la sustancia, la ilusión llenó la mente y conciencia del hombre.

Los exuberantes electrones, danzando con regocijante libertad dentro de las células del cuerpo, se convirtieron en puntos fijos, como si fueran planetas que orbitan alrededor del núcleo de muchos soles en sistemas en miniatura. Estas chispas de individualidad fueron puestas en prisión en matrices imperfectas y la estructura atómica del hombre, nunca más expresó el esplendor, del verdadero, del libre y del bravo Ser. En lugar, una densa aversión molecular, se convirtió en efecto, aunque temerosa y maravillosamente organizada, fue en realidad, una sistematizada miasma de la materia.

El diorama humano se transformó en una pesadilla microcósmica, intercalada con periodos de éxtasis alegres, bajo el cielo azul y el sol brillante; además de la refrescante verdura de la tierra. Las mentes y los sentimientos de los hombres, fueron llenas ahora de fantasmas huyentes – con llamas de desconcertante emoción y con la densa oscuridad de la perplejidad. Los modelos de la experiencia humana fueron cerrados en una larga cadena de eventos, yendo a través de los estados de la infancia, niñez, adolescencia y adultez. Las presiones del ambiente continuaban moldeando y formando la personalidad personal; la casa, escuela, iglesia y nación; padres, maestros y amigos; todos exhortaron su influencia sobre la naturaleza plástica del alma en evolución.

A niveles excelsos, el individuo estuvo en contacto con el ensueño mental del grande y del pequeño, del exaltado como del abatido. El alcance de la mente subconsciente, fue mucho más grande de lo que el hombre conoció hasta ese entonces y mientras el hombre estuvo sumido en el crucigrama de las envolventes impresiones, los problemas de su existencia, debido a las complejidades sociales de la vida, estas se volvieron más recalcitrantes cada día. De acuerdo a la ley, de que los iguales se atraen, mentes que se entonan con otras mentes que tienen las mismas frecuencias que el propio; se atraen. Así, el rico se convierte en más rico, el pobre se convierte en más pobre y el deprimido; entra a nuevos niveles bajos de depresión.

Los pensamientos y los sentimientos acumulativos de la humanidad, todos son causados muy frecuentemente por el individuo y estos logran que se graviten en su negatividad; convirtiéndose en una presa fácil, para que él descendiera en una espiral decadente, en lugar de ascender hacia la Luz. Mientras tanto, cuerpos celestiales y órbitas solares se juntaron maravillosamente en orden de plan cósmico. En contraste, con la vasta simplicidad del diseño estelar, el sentido interno de resistencia propio del individuo, creó la complejidad que fue una fricción de mundos dentro de mundos y en contra de otros mundos. El altruismo fue así de verdadero, que nada teníamos que temer, sino de temernos a nosotros mismos.

La libertad o escape, como algunos lo llaman, de todo lo que nos ata, ya sea por las preocupaciones del día a día de nuestra existencia, para lo que muchos buscaron: el cambio de escenario, viajando, buscando nuevos climas, nuevos vestuarios o nuevos amigos. Pero el único cambio permanente, que siempre se debe realizar en cada uno, es que se haya hecho el cambio permanente en sus pensamientos.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *