Categorías
Iluminación

El Centro Ardiente del Ser

mandala_azul

El Centro Ardiente del Ser

Vamos a hablar acerca del fuego – blanco del centro del ser y de la definición del ser como el Yo Soy el que Yo Soy, el nombre de Dios que cuando es hablado contiene el poder de la Palabra que libera el “fohat” (energía o fuerza) de la creación. Nosotros hablamos del AUM como las tres letras de la sagrada Palabra que representa la Trinidad y esa focaliza el ir dentro del centro candente del ser.

Debemos entender que el centro candente del ser de cada individuo es la polaridad de Alfa y Omega. En cada estrella, en cada sol, en ti como alma, en ti como la llama de Dios, esa polaridad es. Nosotros vemos ese ser que viene del Gran Sol Central para convertirse en todo, siempre manifiesta la polaridad de los rayos masculino y femenino. Nosotros llamamos llamas gemelas a esos que son Uno en el centro candente del ser. Llamas gemelas son las coordenadas del fuego sagrado en su propio y simple mandala creadas del mismo diseño, del mismo centro candente.

Cuando estudiamos las jerarquías de los Maestros Ascendidos y de la Gran Hermandad Blanca, notamos que entre más elevados nos manifestemos en conciencia – al nivel de los arcángeles, del Elohin y de los seres cósmicos – entre más mantengamos contacto con los componentes de la vida que ya han equilibrado este aspecto y que son uno en la llama. Nosotros podemos invocar el impulso de las llamas gemelas a través del cosmos, para amplificar la totalidad de nuestro propio centro de fuego blanco, para crear dentro de nosotros e intensificar el imán del Gran Sol Central el cual magnetiza la contraparte de nuestra identidad.

Cada uno de nosotros tiene su llama gemela en algún lugar, ya sea en el tiempo y espacio o en la eternidad, la cual es única. Hay solo una llama gemela, nunca más de una. Solo hay una identidad en todo el cosmos que comparte tu diseño, la coordenada de tu individualidad y esa coordenada puede ser un Maestro Ascendido, puede el Maestro Ascendido que te hizo ir a las clases en los retiros de los Maestros Ascendidos, puede ser un niño en los brazos de sus padres, puede ser alguien en los retiros etéricos o la persona que está sentada al lado tuyo.

Nosotros no estamos preocupados de encontrar a nuestra llama gemela como la de encontrar el centro candente del ser, porque en el centro candente del ser, está la totalidad de sí mismo. Decimos así porque es importante que veamos que cada sistema de mundos, tiene una pareja de llamas gemelas que están gobernando su propio destino y que reciben los ímpetus del Logo Solar de la perfecta polaridad de Alfa y Omega. En nuestro sistema solar enfocamos el sol detrás del sol, el cual es la manifestación espiritual detrás del físico, están, las llamas gemelas quienes son llamados Helios y Vesta. Ellos controlan el flujo de vida, el flujo de la energía en este sistema total de mundos. Cuando nos enlazamos dentro de la llama del corazón, sentimos la magnificencia de nuestro propio ser.

Es una maravillosa realización pensar que una conciencia, que se encuentra a una distancia de noventaitres millones de millas en el tiempo y el espacio pueda recibir la pulsación del chakra del corazón y responder con la velocidad de la luz. ¿Acaso no podemos entonarnos en nuestro corazón y emitir y enviar el amor al sol? La adoración al sol por supuesto, es una costumbre muy antigua en el planeta – el contacto con el átomo, siendo Uno con el átomo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *