Categorías
Iluminación

El Centro de la Conciencia

El Centro de la Conciencia

Nosotros establecemos y re-establecemos la verdadera naturaleza del ser. Encontramos que el ser está dentro de uno como el centro ardiente que nosotros hemos definido como el AUM y el Yo Soy el que Yo Soy. Todavía, ¿Quién puede definir – que significa circunscribir – como conciencia que es Dios? Nosotros hemos tocado sobre la palabra sagrada y que Dios se ha dado así mismo donde sea, trazando desde la entonación del sonido y de los rayos jubilosos dentro de nuestros corazones para lograr encontrar el centro de la conciencia. Cuando nosotros tocamos el nombre de Dios, tocamos la llama. Cuando tocamos la llama, tocamos el Fohat o energía, la luz que trascenderá en respuesta de la Palabra hablada.

En el AUM, en el Yo Soy el que Yo Soy, es Dios como un ser, es vida deseando ser más que un ser, vida y conciencia. Así como fluimos con eso, como también imponemos nuestros Fiats de creación sobre eso, ese fuego se expande desde dentro. Hay cierta expansión que da lugar en la meditación pero el aumento y el anclado de la luz en la materia, en las moléculas, en la sustancia, en la tierra deben elevarse a través de la Palabra Hablada. Es por eso que el hombre es co – creador con Dios, se le ha dado el poder para dar discursos, así como Dios nuestro Señor pronuncia discursos; este es el sagrado regalo que nos convierte en una chispa de divinidad para actuar en este plano; por la Palabra Hablada, nosotros obedecemos el fiat de nuestro Señor, “¡toma el dominio sobre la tierra!”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *