Categorías
Iluminación

Leyenda Hindú

 

Leyenda Hindú

Hay una vieja leyenda Hindú que habla acerca de una época en la que todos los hombres eran Dioses. Pero estos hicieron mal uso de su divinidad, tanto que Brahma, el maestro de los Dioses, decidió quitarles la capacidad divina y ocultarla en donde sería imposible que la encontraran. El único problema era encontrar el escondite adecuado. Cuando convocó a una reunión a los Dioses menores, para consultar cómo solucionar este problema, ellos propusieron: “Enterremos la divinidad del hombre en la tierra.” Brahma contestó: “No, eso no es de suficiente, porque el hombre cavará la tierra y la encontrará.” Luego los Dioses respondieron: “En ese caso, arrojemos la divinidad en el más profundo de los océanos.” Pero Brahma replicó: “No, porque tarde o temprano, el hombre explorará las profundidades de todos los océanos y seguro que un día la encontrará y la llevará con él a la superficie.” Entonces, los Dioses de menor importancia concluyeron: “No sabemos dónde ocultarla, porque tanto en la tierra como en el océano, parece no existir un lugar en donde el hombre no pueda encontrarla algún día.” Fue cuando Brahma dijo: “Lo que vamos a hacer con la divinidad del hombre es ocultarla en lo más profundo de sí mismo, porque es el único lugar en donde él nunca pensará buscarla.” Desde entonces termina la leyenda, el hombre se volcó afanosamente a explorar, cavó la tierra y se sumergió en los océanos para querer encontrar su divinidad que no sabe que está dentro de sí mismo.

Nuestras facultades mentales deben ser entrenadas para ver el interior, tener fe en todas las cosas buenas y bellas y esperar siempre lo mejor, creer firmemente que el poder infinito que vive en nuestro corazón, tendrá las respuestas adecuadas y acertadas para resolver y mostrarnos el camino correcto de solución. Hay que recordar que Dios es un ser espiritual que vive dentro del hombre, el mismo que es toda sabiduría, conocimiento y amor, entonces veremos en Él la solución hacia un final feliz y exitoso e ignoraremos las faltas intelectuales humanas que siempre nos están dirigiendo a un camino equivocado de miseria y desolación. El hombre de fe, despierta el regalo más preciado de Dios dentro de él y al hacerlo encuentra que es un reino real, pero que es interno, sabe que la divina presencia es invisible, pero que causa que el hombre de fe, camine por el mundo visible con confianza y firmeza hacia una meta mejor, entonces la fe siempre está aceptando como verdades, lo que el intelectual con su razonamiento niega

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *