Categorías
Iluminación

Siete Maestros Enseñan los Siete Senderos que conducen hacia Dios

 Siete Maestros Enseñan los Siete Senderos que conducen hacia Dios

Cuando nosotros venimos hacia el conocimiento de los maestros ascendidosnosotros nos acercamos al momento de definir nuestro Sendero. El sendero que nos conduce hacia la fuente, puede caminarse sobre los siete rayos de la conciencia de Cristo; que emerge de la luz blanca.

Los siete colores de los rayos son una división natural de una luz pura blanca, que emana desde el corazón de Dios y luego desciende a través del prisma de la manifestación. Estas son las subdivisiones de la integridad de Cristo. Indiferente de su color, todas las llamas tienen un corazón blanco-de fuego de gran pureza, el mismo que encarna todos los atributos de Dios y a los cuales deben invocar, todos aquellos que desean expandir su conciencia Crística.

Los siete rayos presentan siete senderos de una individual y personal Cristeidad. Siete maestros han amaestrado esta identidad, caminando estos senderos, definidos como los siete arquetipos de la Cristiandad. Estos siete maestros se les llama “chohanes” de los rayos, que significa Señor o Maestro: Jefe de los rayos. Chohán es un término Sánscrito de Señor y Señor es equivalente a ley; por esto el chohán es la acción de la ley de los rayos. Para ser chohán en alguno de los siete rayos, significa que este maestro decide las leyes de ese rayo; porque a través de él o ella la energía de Cristo o Dios fluye hacia la humanidad, para todos aquellos que están evolucionando en ese sendero en particular.

El chohán es el maestro ascendido más cercano de aquellos que van a ser chelas o estudiantes de los gurúes reales. Los chohanes funcionan en planos de perfección, pero estos planos están simultáneamente como uno con el plano de la Materia, donde nosotros estamos. Y así, los chohanes están aquí con nosotros. Existe una congruencia del Espíritu y la Materia donde nosotros estamos, pero sabemos y comprendemos que el tiempo y el espacio son solo coordenadas del infinito.

Veamos brevemente a esos siete chohanes y sus retiros:

El Morya

El Morya, el chohán del primer rayo, mantiene su centro de la voluntad de Dios en el plano etérico concurrente con Darjeeling, India. Él es el Jefe del Concejo de Darjeeling, que es el Concejo de los maestros ascendidos de la Gran Hermandad Blanca.

Lanto

Lanto, es el Señor del segundo rayo, el rayo amarillo de la iluminación. Él sirve en el retiro del Royal Tetón, que es el retiro principal de la Gran Hermandad Blanca en el Continente Americano. Él está muy interesado en la iluminación de la juventud del mundo.

Pablo el Veneciano

Pablo el Veneciano, es el chohán del tercer rayo del divino amor; la llama rosada. Él es el jerarca del Château de Libertê en el Sur de Francia. Él auspicia al maestro ascendido de la cultura y labora con todos aquellos quienes desean traer la cultura hacia adelante a favor de la humanidad.

Serapis Bey

Ahora, venimos con el gran disciplinario; Serapis Bey, chohán del cuarto rayo. Serapis mantiene su foco en el Templo de la Ascensión de Luxor en Egipto. Este el lugar donde los candidatos a la ascensión son recibidos y este es considerado uno de los retiros más difíciles de entrar. Serapis Bey es el maestro del sendero de la ascensión.

Hilarión,

Hilarión, es el chohán del quinto rayo, el rayo verde de la precipitación y la verdad. Estuvo encarnado como el apóstol Pablo. Él mantiene el Templo de la Verdad en el plano etérico cerca de Crete. Él labora con ateos, agnósticos, escépticos y con muchos otros que están desilusionados con la vida y la religión.

Lady Nada

El sexto rayo de la ministración, servicio y paz es presidido por el chohán Nada. La llama del sexto rayo es el morado, el color de las violetas, matizadas con dorado metálico y rubí. El retiro de Nada está ubicado en el desierto de Arabia.

Saint Germaín

Saint Germain es el chohán del séptimo rayo, mantiene una muy importante posición en la jerarquía para la nueva era. No solo es el chohán del séptimo rayo de la libertad, misericordia, transmutación y rituales, pero también es el jerarca de la era de Acuario. Las pulsaciones de la llama violeta pueden sentirse desde su retiro hasta la Casa Rakoczy en Transilvania y también de la Cueva de los Símbolos en Estados Unidos.

Las oficinas de los siete chohanes de los rayos, son divinamente establecidos por la jerarquía cósmica. Todos aquellos que mantienen estas oficinas, son seleccionados entre los seres ascendidos más calificados, quienes han sido elevados desde las aulas de las escuelas de la tierra. Cada uno ha obtenido su auto-maestría y han ganado su ascensión, sirviendo a la humanidad en uno o en más de los siete rayos a través de sus encarnaciones en el mundo de la forma.

El chohán para cada rayo, posee la responsabilidad de la soberanía dentro de la ordenación divina, para la administración de la humanidad en todos los aspectos cualitativos de su propio rayo específico, a la vez; armoniza su administración con los otros seis rayos de luz blanca. Los chohanes siempre obedecen las leyes cósmicas; pero a ellos se les da una determinada latitud en mantener su manifiesta evolución individual, capacidades y dones especiales; para dirigir a la humanidad de una manera hábil, dando dicha asistencia amorosa y dirección espiritual; como sea requerido en el momento adecuado. Ellos retienen en sus servicios legiones de huestes angelicales y hermanos ascendidos quienes llevan consigo el plan de la Gran Hermandad Blanca, para lograr la más completa expresión de los siete rayos que es posible de la humanidad sobre el planeta tierra.

Hay individuos que están concentrados en ciertos rayos, en orden de realizar servicios específicos a Dios y al hombre. El rayo de servicio por el cual un individuo está armonizado, puede variar de una encarnación a la siguiente; pero la recompensa es acumulativa. Y entonces, poderosos ímpetus, debe retenerse de nuestros servicios pasados en algunos o todos los rayos. El equilibrio alcanzado en todos los rayos es un requerimiento para la ascensión y eso marca el prototipo del hombre y la mujer de la era de oro.

El servicio de los siete chohanes impacta a todos aquellos que laboran en el mundo, cualquiera que sea el nivel del servicio; profesores, filósofos y educadores, sirven en el segundo rayo bajo los auspicios de Lanto; artistas, diseñadores, los que laboran en salones de belleza y todos aquellos de naturaleza creativa, sirven en el tercer rayo bajo los auspicios de Pablo el Veneciano; arquitectos, planificadores y todos los que se dedican a la pureza y disciplina de cualquier empleo o empresa sirven con Serapis Bey en el cuarto rayo; doctores, científicos, curanderos, músicos, matemáticos y todos los que están consagrados en la verdad, sirven en el quinto rayo con Hilarión; ministros, enfermeras y todos aquellos que administran las necesidades de la humanidad, asisten a Nada en el sexto rayo; diplomáticos, sacerdotes del fuego sagrado, actores, escritores y defensores de la libertad, sirven con Saint Germain en el séptimo rayo.

Si nosotros fallamos en alguno de estos atributos de Dios y deseamos progresar en uno de los senderos particulares que nos conducen al regreso hacia Dios, podemos orar a nuestra Presencia de Dios, a nuestro Santo Ser Crístico y al chohán de ese rayo para adquirir las cualidades que queremos ver que se manifieste en nuestro mundo. Haciendo esto, podemos dar grandes pasos de progreso espiritual, en un tiempo comparativamente corto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *