Categorías
Iluminación

Decretos Dinámicos

Decretos Dinámicos – Son oraciones rítmicas que se hacen con bastante energía y devoción; tienen la finalidad de atraer al plano físico, una poderosa energía espiritual. Esta energía espiritual tiene la virtud de borrar y transmutar todos los aspectos negativos en nosotros y convirtiéndolos en aspectos positivos. Mediante tu devoción y fe, logras tener una comunicación especial, formando una comunión de infinito amor entre el corazón sagrado de Dios con el tuyo. Es debido a esta integración con Dios, en el cual tu amor se eleva hacia Dios y la luz o energía sagrada de Él desciende hacia ti. La eficacia de los decretos, surge del hecho de la palabra hablada, que es una energía, liberada por intermedio del chakra de la garganta, que se enlaza con la fuerza creadora del logos divino, del cual todas las cosas fueron creadas en un principio. Los decretos son una forma poderosa de oración, en el cual se incrementa un grado mayor de dinamismo de fuerza creativa. “Si le pides algo, él te escuchará y tú cumplirás las promesas que le hagas. Tendrás éxito en todo lo que emprendas; la luz brillará en tu camino” [Job 22: 27, 28]. El decreto, es la más poderosa de todas las aplicaciones de la Divinidad. Es el mandato original de la luz, el derecho de nacimiento de los hijos e hijas de Dios. Es la palabra de autoridad de Dios, pronunciada por el hombre, en el nombre de la Presencia Yo Soy y del Cristo vivo, para provocar cambios constructivos en la tierra con la voluntad de Dios y su conciencia presente, en la tierra como en el cielo; en manifestación aquí Abajo como Arriba. El decreto dinámico que se ofrece en alabanza y como petición al Señor Dios, con el uso de la ciencia de la palabra hablada. El decreto dinámico es el medio gracias al cual el suplicante, se identifica con la palabra de Dios; con el Fiat original del Creador: “Haya luz y hubo luz” [Génesis 1: 3]. Con el decreto dinámico pronunciado con gozo, amor, fe y esperanza en el cumplimiento de las alianzas con Dios, el suplicante recibe la impronta de la palabra y experimenta la transmutación por el fuego sagrado del Espíritu Santo, la “prueba de fuego” en virtud de la cual todo el pecado, la enfermedad y la muerte; serán consumidos, pero el alma justa preservada. El decreto es la herramienta y la técnica del alquimista para la transmutación personal y planetaria y para la auto-trascendencia. El decreto, puede ser corto o largo y generalmente, lo enmarcan un preámbulo formal y un cierre o aceptación.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *