Categorías
espiritualidad

Vive como las flores

Vive como las flores

Había un alumno que decía a su profesor, odio la mentira, detesto la ignorancia, me da lástima la avaricia y sufro por la calumnia. A lo que el profesor le dice: “Vive como las flores”. ¿Cómo es vivir como las flores? El alumno hace esa pregunta al profesor. Vive como el lirio que nace y crece en el estiércol maloliente, pero es pura en su perfume y no recoge las impurezas de éste, pero si acoge la pureza que la hace crecer. Aprende a recoger de los demás lo que es positivo y puro, ya que la negatividad no es tuya ni te pertenece y la puedes rechazar, que los defectos de los demás no te afecten ni te incomode ya que no son tuyos, escoge como las flores solo lo que es  beneficioso para ti y que te hace bien.

A nosotros nos han programado para no tener fe, para no creer que también somos divinos. El enemigo ha tenido mucho cuidado para enfatizar nuestras debilidades. Es difícil comprender la existencia del ser interno y tomará un tiempo determinado para entender que nosotros somos más que un cuerpo. Reconocer que en cierta manera todos estamos conectados, aceptar que somos unidad, que existe un Dios creador de todo lo existente, la misma que es nuestra fuente creadora y de donde todos provenimos. Nosotros nos vemos exteriormente diferentes, porque el alma ve facetas individuales propias de su naturaleza y personalidad

Durante la existencia desde nuestra creación, por incontables vidas hemos sido capaces de practicar naturalmente, con la ayuda del libre albedrío, ciertos caminos que nos han inclinado a ejercer, puesto que parecían como algo innatos. Vemos como el místico, desde sus inicios ha estado inclinado a ejercer, vida tras vida, el sendero de la superación espiritual, ya sea desde el principio como jefe, hechicero o doctor espiritual de su tribu, monje o monja, sacerdote, etc., como posteriormente iba progresando hasta convertirse en sus últimas vidas como seres elevados que lograron entender de su divinidad, siempre deseosos de regresar al hogar del que vinieron originalmente.

Esa atracción muy peculiar hacia determinado estado de ser y ejercer, está ligada a la sucesión constante y repetitiva, logrando una asociación natural que determina un interés especial. En otras ocasiones, cuando en cierta vida vemos que cambia o se desvía un poco de su patrón e inclinación innata, vemos que cuando se le pregunta al individuo acerca que por ejemplo, si él tiene determinada profesión, en caso de que tuviera oportunidad de escoger otra profesión, diría: A mí me gustaría ser futbolista, boxeador, médico, o cualquier otra profesión que realmente le gustaría ser.

Muchas de las veces, lo que a él le gustaría ser, tiene mayor peso a lo que está realizando o ejerciendo en ese momento, sale a relucir su inclinación innata no están muy contentos con el sendero escogido, pero eso fue escogido con la ayuda del libre albedrío. Esta diversidad de caminos por escoger, inclusive cuando uno a elegido un camino al parecer equivocado, hace de esta comunidad única, donde cada individuo juega un papel importante dentro del esquema general, pero luego cada uno regresará al sendero perfecto, el mismo que fue diseñado en el plan divino, inclusive antes de su venida a este planeta tierra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *