Categorías
Iluminación

La Presencia Yo Soy

 

2) Es el punto de Dios personificado: El Yo Soy universal que ha adquirido una Presencia particularizada y se manifiesta como mónada – mónada, cada una de las sustancias indivisibles, pero de naturaleza distinta, que componen el universo – microcósmica en la mónada macrocósmica. Como tal, es el núcleo de su ser y la raíz de su identidad  personal como un individuo en Dios. La Presencia Yo Soy es el punto del espíritu  puro, que no es más que de Dios, o sea  que  es Dios. Es la fuente individual, el origen del alma que se focaliza  en los  planos del espíritu; justo arriba de la forma física, la personificación del fuego sagrado de Dios para cada persona. Cuando Dios le dijo a Moisés que vaya a liberar a los Israelitas de la esclavitud del Faraón de Egipto y como éste todavía dudaba, Dios le dijo, solamente les dirás que: “Yo Soy el que Yo Soy” [Éxodo 3: 14] me ha mandado a liberarlos. Este es el nombre verdadero de Dios y significa: Dios en mí, es. Esta fue una orden de un ser Supremo, que acompañó a Moisés en su misión. Esta fue la conciencia y poder que Dios le dio a Moisés, cuando le dijo: “Este será mi nombre para siempre y con éste nombre me invocarán sus hijos y sus descendientes” [Éxodo 3: 15]. Yo Soy el que Yo Soy, estamos aceptando que el mismo Dios que le habló a Moisés, vive con nosotros. No solo es el nombre, sino la palabra, que es la que creó, todo lo que existe en el universo. Es el conocimiento de la existencia de la vida, es la verificación del ser interno de los hijos e hijas de Dios. Esto es poder, vida, luz, energía, conciencia, conocimiento, sabiduría y amor. (Anteriormente este artículo ya fue publicado en el blog, pero debido a que estamos tratando del gráfico del Yo Divino, es mejor que esté a mano en la explicación).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *