Categorías
Iluminación

Retiros de los Maestros Ascendidos y las Huestes Angelicales

Retiros de los Maestros Ascendidos y las  Huestes Angelicales 

Hay una red de la vida en todo el planeta, un antakarana de la luz*. Imagine una tela de araña, con lindas y brillantes gotas de rocío sobre ella en la luz del temprano amanecer. Entonces imagine esa red en la tercera y cuarta dimensión, irradiando en todas direcciones. Tú acabas de visualizar la belleza y majestuosidad de la red de la vida. Toda la vida esta interconectada a través de esta gran red de luz. Hay redes y campos de fuerza de luz para cada individuo en encarnación. Estos se conectan a todas las otras formas de vida – los árboles y la vida de las plantas, vida animal, inclusive al centro de la tierra y hasta las auras de los mismos Maestros. Todo esto forma un vasto patrón y compleja filigrana de luz interconectada. En este bello patrón, los retiros etéricos de la Gran Hermandad Blanca, aparecen como gigantes bolas de luz. Hay centros, con infinitas líneas de fuerza, que emana de un retiro e irradia hacia fuera para conectarse con otros retiros, y así expandiéndose en el planeta tierra y el espacio. Cada retiro es un importante núcleo de energía, con un específico propósito de sostener una determinada acción  que tiembla a través de la entera urdimbre (urdimbre es un conjunto de hilos que se colocan en el telar paralelamente unos a otros para  formar una tela) y trama de todo el cuerpo planetario para nutrir la vida y sostener la acción del fuego sagrado. Los lugares de los retiros de los Maestros Ascendidos y Huestes Angelicales, han sido revelados recientemente y nosotros somos muy afortunados, de que ahora los Maestros sean capaces de revelar sus conocimientos. Ellos no tienen por qué darnos dichas revelaciones, pero lo están haciendo porque ellos están caminando los últimos kilómetros junto con nosotros, queriendo darnos a cada uno la gran oportunidad de progresar espiritualmente. Los Maestros comprenden que cuando la gente sabe donde se encuentran los retiros, ellos centrarán su atención hacia estos y parte de esa atención se convierte en el conducto, para purificar la energía mal cualificada que toda la humanidad tiene en su subconsciente. Así, bajo el precio de haber perdido cierta privacidad y tener la atención del mundo sobre ellos, los Maestros han dado a conocer las ubicaciones de sus retiros, para el beneficio de la humanidad. La jerarquía celestial funciona a través de sus retiros y estos retiros de los Maestros Ascendidos de la Gran Hermandad Blanca sirven para muchos propósitos. Estos son sus hogares en el mundo celestial – el cuerpo etérico del planeta tierra. Los Maestros también usan los retiros para anclar ciertas energías a través de la tierra en nombre de la humanidad. Y tal vez el más importante, los Maestros sirven en sus retiros como maestros de la humanidad. Las almas de luz en encarnación, que desean ser entrenados en el sendero espiritual, pueden viajar a los retiros en su conciencia espiritual del alma, mientras sus cuerpos descansan cuando están durmiendo en la noche. Los retiros son centros de estudio y aprendizaje, al mismo tiempo son lugares para entrenamiento. Muchos de los Santos – Madre María, Jesús, San Francisco y muchos de nuestros grandes líderes y maestros religiosos – estudiaron en estos retiros y se prepararon para sus misiones. Similarmente, muchos entre la humanidad hoy en día, entrenan en estos retiros, conscientemente laborando en los niveles internos, para prepararse en sus misiones y divinos planes en esta era. Los retiros son focos espirituales y centros de luz y se pueden considerar como centros de expansión de las actividades de la jerarquía, en beneficio de este planeta. Muchos de estos retiros están abiertos, para las almas que desean recibir instrucción, bien entre encarnaciones o mientras duermen (en muy raras ocasiones mientras están despiertos). Antakarana de la luz*. Sánscrito, “órgano de los sentidos internos”: la red de la vida, la red de luz que abarca el Espíritu y la Materia; conectando y sensibilizando todo el conjunto de la creación, dentro de si mismos y hasta el corazón de Dios.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *