Categorías
espiritualidad Sin categoría

Año Nuevo

El año 2012 nos ha deparado muchas bendiciones, como preámbulo a lo que vendrá en el año 2013. El comienzo de un año nuevo, es una nueva oportunidad en la corriente de la vida personal de cada persona. Nos iniciamos, considerando por los frutos dejados por aquellos seres desinteresados, que prestaron sus servicios incondicionalmente a su prójimo. Es un gran desafío que debemos emular y sólo lo podremos manifestar ofreciendo lo mejor de nosotros, basados en la divinidad, que existe dentro de nuestros corazones y observando la voluntad y obediencia en el plan divino de nuestro Creador; la misma que fue diseñada en el sublime momento en que fuimos emanados de su corazón sagrado. Todos los reinos se desenvuelven en armonía alrededor del reino humano, para que así haya una coordinación perfecta que fue preconcebida desde la creación. Cada año que pasamos, nos trae consigo un año nuevo, con esperanzas y con amor, las mismas que son oportunidades de cada una de nuestras vidas que se le es brindada, para poder manifestar la existencia de Dios en todo lo que existe, pero especialmente en nuestros corazones. Que en cada año nuevo, exista en cada ser humano, el discernimiento desinteresado y profundo de evaluar desde el punto de vista personal, para así podernos desprender de todas aquellas cosas y cargas indeseables e innecesarias que no nos permite acelerar en nuestra propia evolución espiritual. Debemos unirnos y hacer honor a lo que dijo nuestro amado Jesús: “Donde hay dos o tres reunidos en mi Nombre, ahí estoy yo en medio de ellos” [Mateo 18: 20].  Todos juntos, podemos hacer la diferencia, con la ayuda de Dios y los seres divinos; para así elevar la frecuencia vibracional de nuestro querido planeta Tierra y lograr que se cumpla con el mandato divino de conseguir una era de oro de la humanidad, como es el designio de nuestro Padre Celestial. Tenemos que ver con los ojos del alma, para poder percibir los verdaderos tesoros que nos conducirán al encuentro con Dios. La llave maestra que será la que pueda abrir el portal dorado de la guía interna de nuestro ser, está latente en el corazón de cada individuo que forma parte de toda la humanidad. Decir “Feliz Año Nuevo”, que no sea un solo decir, sino más bien una expresión que nazca del corazón con gran amor, para así beneficiar no solo al que se le ofrece, sino a uno mismo.

 Que la dicha, paz, felicidad y amor, siempre reine en sus corazones.

FELIZ Y VENTUROSO AÑO NUEVO 2013

El Portal de Oro de Saint Germain.

2 respuestas a «Año Nuevo»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *