Categorías
desarrollo personal

¿Quien soy yo?

¿Quien soy yo? ¿De donde vengo? ¿A donde voy? ¿Cual es el sentido y objetivo de la vida humana? ¿Que es la felicidad?…….

Todo el mundo, desde siempre, se ha hecho éstas preguntas, y a ellas de una forma u otra, se ha intentado dar alguna respuesta. Pues bien, veamos lo que contestó un viejo sabio oriental de larga barba blanca dedicado a la vida mística y contemplación. Estas fueron las respuestas de aquel sabio tan lúcido de las barbas blancas.

“La vida es una manifestación de la Energía Divina, que trasciende a todo el Universo. La energía, originada por la Mente Divina, es la fuerza que anima toda forma viviente. Originariamente solo existía el Ser, el Espíritu o energía infinita, eterna y sin forma. Seguidamente sobrevino una gran luz y se formó el universo físico que conocemos”.

Y continuó diciendo reposada y dulcemente.

“La vida tiene como finalidad la evolución interior, el progreso del espíritu y para ello es necesario no apegarse a la materia ni al cuerpo, ni al mundo que lo rodea, viéndolos solo como un medio y un momento pasajero de la evolución. Evolución mediante el desarrollo de nuestras facultades mentales y anímicas”.

Siguió explicando con su serena voz:

“El camino es éste: 1.- Simplifica tu vida. 2.- Purifica tu corazón. 3.- Aniquila el egoísmo y la soberbia. 4.- Cultiva el amor desinteresado. 5.- Practica la autodisciplina. 6.- Sirve a todos, ama a todos. 7.- Escucha, reflexiona, medita. 8.- Conócete, supérate, vive en lo eterno. 9.- Piensa bien, habla bien, haz el bien. 10.- Cultiva una actitud interna de ecuanimidad, serenidad, contento y desapego, neutralizando las impresiones negativas”.

Añadió también, aproximadamente:

“La muerte no existe. Esta no es más que un cambio de dimensión. El espíritu es inmortal y renacerá en una nueva existencia con otro nuevo cuerpo o traje, pero el Ser – nuestro Yo interior – siempre será el mismo, pero lo que en cada nueva existencia seguirá su camino de progreso, hasta la libertad final”.

Concluyó diciendo:

“La alegría producida por la mejora del estado de conciencia, es la felicidad. Aprendamos a vivir como si no tuviéramos cuerpo, aunque sin descuidarlo”.

Finalicemos con las sugerentes palabras de éste anónimo poeta místico: “Morí al mineral y me convertí en planta. Morí a la planta y reaparecí como animal. Morí al animal y me convertí en hombre. La próxima vez moriré al hombre, para poder volar con alas de ángel. Más también a partir del ángel deberé buscar evolución. Me convertiré en aquello que la imaginación no puede penetrar”.

Esperamos que hayan quedado contestados los interrogantes que nos hacíamos al principio.

Una respuesta a «¿Quien soy yo?»

Este tema es muy profundo y digno de discernirlo. Concientiza al alma del ser y nos hace partícipes de que lo que parece inverosímil, es factible en la conciencia de los seres más avanzados; de los cuales podemos aprender o por lo menos respetar. Es un tema que a veces nos sorprende, pero si lo analizamos detenidamente; puede traer luz a nuestro ser para elevar nuestro entendimiento. Llegaremos a volar como los ángeles. Gracias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *