Nuestro propósito es despertar, alimentar y ayudar a elevar la Divina Presencia de Dios; en cada individuo, compartir las enseñanzas y la sabiduría eterna de los Maestros Ascendidos, tanto del Oriente como del Occidente; apoyar a todo ser de Luz a alumbrar el sendero espiritual de la humanidad, para que unidos logremos traer a nuestro querido planeta tierra; la Era de Oro de la humanidad.